miércoles, 1 de diciembre de 2010

Capitulo Uno

La lluvia tocaba mi ventana suavemente, como si tuviese miedo de hacerlo, suspire, el invierno estaba llegando más pronto de lo que se esperaba, el frio traspasaba mi colcha llegando hasta mis pies y mi cabeza sin antes recorrer mi estomago, las gotas se acumulaban en el vidrio y bajaban lentamente para combinarse con otras, jale mi almohada más cerca de mí y abrace a Picki mi peluche, Sophie me lo había obsequiado cuando su relación había finalizado con Adrian, uno de sus muchos novios, lo había adoptado como mi hijo y lo mantenía a mi lado. Escuche algunos pasos en la cocina acompañadas por risas, Sophie se encontraba allí, conocía su forma de moverse a través de la cocina, siempre en la mesa, nunca en la fregadora, al parecer estaba moviéndose alrededor de la mesa para después dirigirse a las escaleras , sabía que aparecería en mi puerta antes que contara diez

―¡Hanika! ―se tumbo encima de mí, gruñí por lo bajo―¿Estas despierta?
―mmm―me acomode para mirarla, sus mejillas estaban coloradas y en su boca una sonrisa se extendía, sabia a que venía todo esto así que me prepare―ahora si
―Es Jake―se mordió el labio escondiendo una risa nerviosa―me ha pedido ser su novia
―que bueno―me gire pero ella me quito la colcha rápidamente
―¿Qué debo decirle? ―allí estaba mi Sophie, siempre consultándome sus decisiones
―¿Te gusta?
―si
―acepta―le arrebate la colcha de las manos y volví a envolverme en ella
―pero, quiero que esta vez sea diferente a todas, Hanika yo se que Jake es diferente, se que será diferente―tuve un Dejavu, había escuchado esa frase mil veces en la boca de Sophie
―Sophie―tome sus manos entre las mías―depende de ti hacerlo diferente―sonrió ante mi consejo y me abrazo, confiaba en mi más que en nadie, ella era mi copia, mi gemela, mi hermana y yo era eso y más para ella. Me miro con sus ojos llenos de lágrimas
―Eres maravillosa―me beso la frente y salió de mi habitación tan rápido como entro.
Aunque éramos gemelas, copiadas como decía papá ( una vez se atrevió a decirle fotocopiadora a mamá y ella rio tanto que el tuvo que secar sus lagrimas) Sophie era muy diferente a mí, yo era la gemela rara y fea, ella la sexy y popular, siempre había estado con ella, siempre la seguía pero ella siempre había roto todos los esquemas, ella voló sin mí, ella se elevo sin mí y yo estaba feliz por ella y por mí, no me gustaba tener tanta atención ni tantos novios.
El sol se poso sobre mi ventana, radiante como siempre, a veces lo comparaba a él con Sophie, eran igual de radiantes e igual de lindos, tome mis cosas y baje de dos en dos las escaleras, hoy me tocaría conducir a mí, un privilegio que Sophie me daba cada Jueves, papá y mamá ya se encontraban dando besos a Sophie
―Hanika―mamá me rodeo con sus brazos―pórtate bien―me dio un beso y empujo a papá a la puerta justo cuando él comenzó a lanzarme besos despidiéndose, esa era la rutina de papá y mamá cada mañana, siempre llegaban tarde a su trabajo, afortunadamente ellos eran sus propios jefes, tenían su propio despacho de abogados y eran muy famosos en Miami por su gran habilidad jurídica. Tome cereal en mi tazón  mirando como Sophie jugueteaba con su celular
―¿Cómo te fue ayer? ―sonrió satisfecha, estaba esperando a que se lo preguntara, se ubico su blusa y su falda corta, sus piernas se veían con un excelente sombreado producido por las playas de Miami
―Le dije que sí y nos besamos―se mordió el labio como si estuviese recordando aquel momento
―¿y? ¿Cómo lo hace? ―me trague una cucharada de cereales de mora, mis favoritos
―¡Hanika!, besa como los dioses―puso su mano en el pecho―no te miento
―si tú lo dices
―¿Cuándo vas a conseguir novio?
―nunca, el amor y Hanika no combinan
―oye, pero si estas buenota―reí, para Sophie yo era la gemela caliente y ella era mi sombra―¿Quieres que te consiga un futbolista?
―No, prefiero los del grupo de teatro―le guiñe un ojo y tome las llaves de la encimera―andando un mundo nos espera afuera―tomo mi brazo y nos dirigimos al auto, nuestro auto es un volkswagen beetle blanco, mamá nos lo dio a los dieciséis pero era mas de Sophie que mío, ella obtuvo su licencia antes que yo así que ella lo tuvo primero. Maneje hasta nuestra escuela pasando por la playa y el gran edificio de Mac donals donde Sophie me hizo detener para comprar un refresco, mantenía su dieta, ahora que tenia nuevo novio quería mantenerse en línea.
―estuve pensando―me dijo tomando un trago de su refresco―¿Qué tal Scott? ―Scott era el primer novio de Sophie, el había estado tonteando conmigo mientras era novio de ella, Sophie lo sabia así que lo dejo para que yo lo tomara
―no, el está saliendo con Bianca―la mejor amiga de Sophie
―no, ellos han peleado y en menos de una semana ya no estarán juntos―aplasto el vaso donde segundos antes había estado su refresco de fresa
―que buen amiga eres―reí
―lo prefiero contigo que con ella―sacudió su cabello rubio, antes era rojizo como el mío pero ella lo había cambiado para diferenciarnos en noveno grado y su tono le quedaba perfecto a ella
―Lo pensare―mentí logrando sacarle una gran sonrisa

2 Umpalumpas ♥ :

  1. ¡Hola! Me ha gustado mucho el comienzo de tu historia =). Seguire leyendo. El nombre de la protagonista me ha parecido muy bonito =).
    Muchisimas gracias por visitar mi blog, yo tambien te enlace, y soy una seguidora más de tu blog.
    Suerte en todo, te cuidas, y adiós.

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy del blog Columpiándome en la luna, pertenezco al Club de las escritoras...me gusta mucho tu blog y la historia está muy interesante. Me he hecho seguidora de tu blog y te invito a que te pases por el mío. Muakis.

    http://columpindomeenlaluna.blogspot.com

    ResponderEliminar

Exprésate ♥ :)