viernes, 24 de diciembre de 2010

Capitulo Uno: Una Mirada Distinta

Me dirigí a casa con M en el asiento de copiloto, Sophie me había enviado un mensaje con Scott para que continuara sin ella ya que su nuevo novio Jake se encargaría de llevarla, me imagine a Sophie en el asiento del auto escandalizador de Jake y se me formo un nudo en la garganta, ella se merecía mas que un futbolistas descerebrado. Prendí la estéreo justo cuando “Firework” comenzaba a sonar, genial lo que necesitaba.
Mire a M mientras me detenía en un semáforo en rojo, Aaron iría a buscarlo en la noche, el trato era que yo cuidaría de él todos los días y él lo haría en las noches así podríamos salir como marido y mujer cada día, le propuse que evadiéramos eso ya que nos conocíamos perfectamente pero él se negó rotundamente, suspire, era tan extraño sentir lo que sentía por él, era tan extraño escuchar como palabras hermosas salían de su boca dedicadas a mi hermana y no a mi.  Cerré los ojos un momento para visualizar la imagen mas hermosa que poseía de él en mi mente, la primera vez que lo vi realmente feliz fue cuando Sophie acepto salir con él, había parloteado sobre esa cita todo el tiempo hasta que su rostro se oscureció cuando su padre murió y tuvo que dejar a Sophie y a mi por unos cuantas semanas, semanas en las cuales Sophie acepto a Scott y el corazón de Aaron se enfrió. Sentí dos toques en mi ventana y me gire para ver de quien se trataba, un chico rubio alto se asomaba y me miraba un tanto irritado, baje el vidrio para encontrarme con una sonrisa mal perforada en sus labios
―¿Puedes moverte? Estas haciendo un gran trancón aquí chica―señalo a la pila de autos detrás de mí que pude ver por el retrovisor
―lo siento―sonreí tímidamente y continué mi camino a casa
Tal y como lo esperaba la casa se encontraba vacía, revise los mensajes del teléfono, la mayoría eran para Sophie y había uno de Claire para mi
Hank escuche que Aaron se dirige hoy a tu casa ¿Por qué no te pones linda y comienzas de una puta vez a conquistarlo?
Reí ante el mensaje de Claire y tome el teléfono dispuesta a marcarle
―¿si?
―¡te matare! Sabes que no puedes dejar esa clase de mensajes en el teléfono, mamá se molestara por tu vocabulario y sabrán lo de Aaron
―cariño sabia que tus padres no estarían y Sophie tampoco, escuche que Scott te lo menciono
―Que tamaño el de tus orejas
―soy omnipresente nena―reímos a la vez, ¿Cómo no hacerlo? Si tenia a Claire para alegrarme cada día, era la única que sabia como hacerme olvidar la vida que llevaba―¿entonces te vas a poner guapa?
―no lo se, Claire sabes que no es una buena idea, yo creo…
―yo creo que va siendo hora de que él se fije en tu trasero y no en el de tu hermana―me interrumpió, visualice su idea, ni en años podría lograr que él dejara de mirar a Sophie, ha estado enamorado de ella desde que tenia uso de razón para mi seria algo imposible poder tenerlo
―no Claire, el esta completamente enamorado
―no jodas Hank, te estoy hablando enserio, si no mueves tu trasero ahora mismo hacia el tocador te llevare a uno de mis congresos ecológicos―su tono se elevo así que no podía estar bromeando, los congresos eran detestables pero perder la amistad de Aaron era casi inimaginable para mi
―lo hare―cedí sin ninguna clase de compromiso, ella solo dijo que me pusiera guapa no que coqueteara con él, reí para mis adentros, siempre había forma de escapar a las amenazas de mi Claire
―vale―se escucho un sonido agudo al otro lado que identifique como el pequeño perro de Claire―chu, chu, ¿Elio te puedes encargar del perro?, ¡rayos! ¡Elio! ―el sonido se volvió un poco mas grave hasta tornarse en un aullido
―¿Claire? ―espere un segundo a que recobrara el teléfono, imagine que lo había lanzado a la cama para ir en rescate de pulgas, su nueva mascota
―oh, Hank lo siento, pulgas se ha caído de las escaleras tengo que irme
―esta bien―lance el teléfono al sofá y me dirigí a mi habitación, tenia solo unas horas para encontrar algo decente que ponerme, algo que le gustara a Aaron, lance toda la ropa a la cama, lo había visto en varias películas, donde las chicas tienen citas con chicos caliente y decidí comportarme como una de ellas, decidí comportarme como Sophie , era mi gemela ¿no podíamos ser tan diferentes?, si ella se veía hermosa en un vestido rojo de terciopelo yo también me vería hermosa con ello puesto , recorrí con la mirada cada cosa que tenia frente a mi, nada me quedaría de la forma en que deseaba, me gire hacia la puerta rosa en frente de mi cuarto, las letras marcadas sobre ella resplandecían con la poca luz que el sol del horizonte le estaba dando. Me gire de nuevo, nuevas ideas estúpidas llegaban a mi cabeza, no me podía dar el lujo de ponerme la ropa de mi hermana no y no pero entonces sin mucho pensarlo ya había puesto un pie dentro de la habitación, la luz se colaba a través de las ventanas y la hacia ver un poco mas angelical, la duda comenzó a abatirme cuando ya me encontraba enfrente de su closet, puse la mano y la abrí de golpe, vestidos rosas, blancos y azules  con lentejuelas y plumas relucientes ubicaron todo mi panorama, los zapatos de tacón estaban en la parte de abajo y su sección de ropa para la escuela en un rincón
Pase las manos entre toda la ropa, decidí jugar a la ruleta, la primera prenda en la que detuviera mis manos seria la escogida, sentí la seda entre mis dedos, el cuero de una chaqueta negra y las lentejuelas de un vestido rojo, cerré los ojos imaginándome con este puesto pero solo pude ver la imagen de Sophie  ¿Por qué no podía ver mi imagen?, Arrugue la nariz ante un olor de fresas que provenía de algún lugar
―¿Hanika? ―me gire para ver a Sophie en la entrada de su habitación con Jake a su lado―¿Qué haces aquí? ―imagine unas posibles respuestas, unas que no me dejaran como una tarada frente a Jake
―yo…yo estaba tomando un vestido tuyo para Claire―mentí, Sophie le dio un beso a Jake y lo mando a volar, cuando escuche sus pasos bajando las escaleras Sophie comenzó a moverse por toda la habitación como si buscase algo, giro sobre sus tacones unos instantes evaluando cada parte de la habitación hasta que su mirada se detuvo enfrente de sus cama
―lo tengo―chasqueo sus dedos y corrió hacia la cama, se agacho y con sumo cuidado saco una caja blanca con líneas rosas que terminaban en círculos, la puso en la cama y me hizo señas para que me sentara a su lado―¿Quién es el chico? ―su mirada recorrió mi rostro tratando de ubicar la respuesta
―¿Qué chico?
―el chico por el cual quieres ponerte linda
―no es ningún chico―aclare―es Aaron y yo en una cita por un proyecto estudiantil―sus cejas se extendieron y formaron una línea
―oh―suspiro y jalo la caja hacia mi―lo estaba guardando para cuando tuvieras tu primera cita―tome la caja y la abrí, un hermoso vestido blanco estaba perfectamente doblado dentro de ella, trace cada uno de los contornos de él antes de sacarlo, era de tirantes y mantenía una V en el centro dándole una forma mas casual, las golas se forman alrededor de la falda y una pequeña flor con rayos azules estaba perfectamente puesta en la esquina de la cintura, era totalmente hermoso
―valla
―si es hermoso―termino Sophie por mi―pruébatelo―insistió tomando el vestido y guiándome al baño, dude unos instantes en ponérmelo, no quería decepcionar a Sophie, tal vez el vestido no cuadraría en mi pero aun así me lo probé, deslice el vestido por mi cuerpo sintiendo como la seda lo cubría―¡Dios santo! ―soltó cuando me pare en el  umbral del baño―mírate―me jalo hacia el espejo ubicado en su tocador, mire la figura que se reflejaba en el durante unos instantes, era Sophie quien estaba allí.
El vestido dejaba ver sus caderas y ondulaba sus pechos con armonía, la seda hacia que su piel se viera de porcelana y sus piernas se acoplaban con las ondas al final del vestido
―maravilloso―Sophie aplaudió alzándose sobre la punta de sus pies
―perfecto diría yo―su voz retumbo en mis oídos acelerando mi pulso ¿Qué hacia aquí?
―oh―Sophie se interpuso entre nosotros antes de que yo me atreviera a mirar―¿Aaron no sabes tocar?
―lo siento Sophie no encontré a Hanika en su habitación y... ―dudo durante unos instantes―la puerta estaba abierta
―¡Aaron! ―lo reprendió ella cuando el dio unos cuantos pasos hacia nosotras
―solo quiero ver a Hanika―¿Qué?, me gire para encontrarme con su mirada puesta en mi, sus ojos me miraban de manera diferente como si estuviese desubicado, sentí como mis mejillas comenzaban arder
―¡claro que no! ―puso una mano en su pecho―no hasta que ella este lista―lo empujo hacia la puerta y el se dejo llevar por ella, sonreí para mis adentros, el me había mirado de forma diferente, a mi y no a Sophie

2 Umpalumpas ♥ :

  1. ¡Hola! Me has dejado pendiente de tu historia, esta muy linda =).
    Te seguire leyendo, te cuidas mucho, y adiós.

    ResponderEliminar
  2. waaaa!!! que geniaaal *0*!!! me encanto :3

    ResponderEliminar

Exprésate ♥ :)