miércoles, 26 de enero de 2011

Mil Perdones!

Chicas! Mil y Mil Disculpas por Tenerlas tan olvidadas
a Todas
Prometo que subire nuevos capitulos cuando mi estupido internet se arregle
a si mismo me adelantare en sus novelas
Mis Favoritas!
Besos
Perdoncitos :)

miércoles, 19 de enero de 2011

Capitulo Cuatro : Viernes De Fiesta


Espere en la sala mientras los chicos se daban una ducha,  el sonido de las gotas de agua que tocando el piso se escuchaban por toda la habitación, me sumergí en el profundo silencio disfrutando del tintinear de las gotas y del pequeño murmullo de Jake con su guitarra, era tan extraño volver a estar en aquella casa después de tantos años. Recordar aquellos momentos en los que todos éramos un bola de chicos sucios y apestosos que imaginaban todo el tiempo y soñaban con un futuro, jugueteando de lado a lado con nuestros últimos juguetes y nuestros trajes.
Camine hacia las escaleras dejándome llevar por el murmullo, era como aquel susurro que me ayudaba a dormir cuando era chica, mis pasos estaban cargados de esperanza, esperanza de ver a Aaron en la punta con su traje de príncipe esperando por mi al tiempo en que yo luchaba  con mi vestido rosa de terciopelo, cuando mis pies tocaron la punta, Aaron dio un gran suspiro y tomo mis manos entra las suyas con felicidad
―pensé que no vendrías, princesa―sonreí atareada en aquel momento―sígueme―susurro y caminamos juntos hasta el cuarto azul―te he estado esperando por mucho tiempo―comento antes de abrir la puerta
―lo lamento―musite con mi suave voz
La puerta se abrió y el murmullo de la guitarra aumento de volumen haciéndome navegar en cada nota, cerré mis ojos y camine en dirección de aquella voz que tarareaba aquella dulce melodía
―parece que le gusta―escuche la voz de Scott y abrí mis ojos de golpe, luchando con desasearme de mi fantasía
―¿Qué me gusta? ―pregunte
―la nueva melodía de Jake―señalo la guitarra que Jake sostenía entre sus manos, sus dedos iban y venían provocando un agradable sonido para mis oídos
―se llama Sweet Sophie―dijo Jake cuando la melodía termino
―¿le has creado una canción a mi hermana? ―pregunte ubicándome a su lado en la cama, la habitación  tenía aquel olor peculiar de él, manzana dulce de esa que vendían en las ferias de Miami. Scott se ubico a mi lado, su cabello mojado goteaba en su desnudo pecho, pensé en la imagen en ese momento. Jake y su guitarra, Scott semidesnudo a mi lado y yo en medio de dos chicos totalmente calientes sintiéndome extrañamente conforme y cómoda en aquel lugar con olor a manzanas dulces
―si, solo llevo la mitad ¿quieres escucharla? ―pregunto Jake dándole algunos toques a su guitarra, asentí en respuesta y la guitarra comenzó a sonar con aquel lindo murmullo que había escuchado hace solo unos minutos, deje descansar mi cabeza en el hombro de Scott, fue un impulso del momento pero tenerlo allí cómodo junto a mi escuchando la hermosa melodía que Jake había compuesto me permitió quedarme así durante toda la canción
Vague en distintos mundos donde yo y Aaron éramos felices, donde Sophie estaba junto a mi pero estaba completamente enamorada de otro chico llamado Troy, esta bien el nombre no es tan lindo pero en mi fantasía el novio de mi hermana era completamente sexy y Aaron era absolutamente mío
―¿Qué te parece? ―pregunto Jake disipando mi fantasía
―es…hermosa―conteste buscando la aprobación de Scott
―amigo, no soy mujer pero me has matado joder―sonreímos cuando Scott imito a una chica enamorada pero la sonrisa de Jake desapareció repentinamente haciéndome sentir incompleta en aquel lugar
―creo que tendré que cambiar el nombre―mire a Scott por un instante, el giro su cabeza comenzando a buscar su ropa
―¿Qué te parece…―toquetee el tapete azul de Jake con mis zapatillas―Sweet Melody? ―Jake me dirigió una sonrisa aprobando mi ocurrencia
―me agrada―aprobó Scott deslizando una camisa en su cuerpo, patalee agradecida y ellos rieron

“Quinta Avenida” el gran letrero brillaba cuando dejamos el Ferrari de Scott,  camine a brinquitos hasta la entrada, Jake había conseguido maquillaje de su hermana Mia para mi. Un hombre que le daría unos treinta años me ubico en la gran fila cuando reia por el chiste Jake habia dicho y Scott estaba tratando de entender
―¿eres Hanika? ―pregunto revisando un pequeño papel arrugado que tenía en sus manos
―si―respondí mirando a Jake y Scott que ya estaban a mi lado mostrando su pecho ante cualquier amenaza, eso de tener a chicos tan grandes junto a mi era bueno, pero el hombre moreno frente a nosotros tenia unos diez centímetros mas que los chicos y su pecho era mas ancho que el del mismo Aaron
―Eric me pidió que te dejara pasar―sonreí al escuchar el nombre del chico rubio, le dirigí una mirada a Jake y a Scott antes de comenzar a seguir al hombre corpulento.
La multitud se agolpaba en la pista cuando atravesamos la puerta, las chicas meneando sus caderas al son de la música acercando su cuerpo al de los chicos, sentí una emoción subir por todo mi cuerpo cuando la música entro en mi sistema nervioso.
―¡Hanika! ―escuche mi nombre entre toda aquella música, gire mi cabeza en todos los ángulos pero no pude encontrar la procedencia de aquella voz
―allí―señalo Jake a la esquina, en la mesa de Eric estaban tumbados Elio junto a Claire quien alzaba sus brazos para captar mi atención, camine a ellos topándome con Eric en mi camino
―¡hey! ―dijo él cuando nuestros cuerpos se chocaron
―oye―sus manos estaban cargadas de sodas y algunas cervezas, sonreí a las sodas y él me entrego una
―me he topado con Claire en la entrada, me dijo que venia por ti
―oh si, ¿te molesta? ―pregunte dándole un sorbo a mi soda, refrescante
―claro que no, nos vamos a divertir―señalo la mesa con la cabeza y camine hacia ella, Claire desenredo sus brazos de Elio y brinco a mi
―oye, esto esta genial―miro a Jake y a Scott quienes comenzaban a sumergirse en una platica con Elio a la cual Eric comenzaba a unirse―¿Qué pasa con estos chicos?
―nada, solo quieren divertirse―ella soltó un bufido
―lo se Hanika, todos aquí queremos divertirnos―volvió su mirada a los chicos en la pista―lo que quiero decir es ¿Por qué estas con ellos?
―Sophie ha dejado a Jake
―oh―su expresión dulce cambio
―así que estamos aquí para hacer feliz a Jake
―y a ti―me picho con su dedo índice―tienes esa cara de estoy-realmente-feliz-Claire―pronuncio una muy buena imitación de mi voz―pero se que no lo estas―acaricio mis ojos con sus dedos, suaves, amaba los dedos de Claire, tan perfectos, esos dedos que pronunciaban dulces melodías en su piano―has estado llorando Hank
―si―baje mi cabeza lentamente, mentirme a mi misma lo podría hacer miles de veces e incluso podría mentirle al mundo entero pero jamás lograría mentirle a Claire, ella simplemente lograba descubrir cada cosa de mi, ver lo que yo podría esconder en el lugar mas remoto de mi vida
―oh Hank―me abrazo―lo lamento
―Sophie…―respire hondo―Aaron esta con Sophie
Ella me estrecho mas fuertemente antes de gritar en mi oído cuando don’t stop the music reventó en el lugar
―¿bailamos? ―me pregunto borrando todo rastro de tristeza de mi rostro. La emoción estallo en mi sistema y caminamos juntas a la pista
Bailar con Eric era grandioso pero bailar con mi mejor amiga era mucho pedir, Claire tenia esa forma de bailar y de hacerte bailar en un sub-mundo de espectacularidad, Claire llamo con una mano a los chicos que nos veían desde la mesa, parecían totalmente absortos en nuestros movimientos y me sentí completamente sexy en aquel lugar. Los chicos llegaron al tiempo que Vero se colaba en la entrada, brinque para llamar su atención
Llevaba un vestido rojo que marcaba las líneas de su delgado cuerpo, los mechones de su cabello castaño caía en sus hombros con naturalidad y su pintalabios rojo capto la atención de un chico que paso a su lado deteniéndose un instante antes de que Vero caminara hacia mi , rechazando cualquier oferta que el chico fuera a pronunciar. La vi caminar con despreocupación como siempre solía hacerlo, la había conocido en la biblioteca estudiantil, chica lista y Sexy completaba todo lo que Jake se merecía aquella noche y tal vez solo tal vez Vero lograría mas que desvanecer el recuerdo de Sophie por una noche, tal vez lo haría para siempre
―hola chicas―sonrió cuando llego a nosotras, pude ver como Scott gesticulaba un wao a un Jake totalmente sumido entre las pestañas de Vero
―hola Vero―contestamos en coro, Claire y yo
―lamento la demora―hizo una pequeña mueca que se vi dulce en su rostro en forma de corazón―el grandulón de afuera pensó que era una de las bailarinas―señalo a las chicas que bailaban detrás de la cortinas blancas―así que tuve que mostrarle mi identificación para comprobar que solo tengo diecisiete ¿Qué edad creen que tengo?
―con es vestido―Claire señalo el vestido de satén rojo―unos dieciocho bien formados―reímos juntas
―mataras a muchos aquí―comente jalándola hacia el círculo que comenzábamos a formar
―ya mataste a uno―susurro Claire señalando a Jake
¡Bingo!
Comenzamos a movernos mientras la música sonaba por los grandes parlantes y en el instante en el que el Dj se puso romántico, Scott tuvo que dirigirse a la mesa, entonces comencé a sentirme mal por él y a golpetear a Eric con mis pies
―lo siento―musite por tercera vez en la noche, Eric sonrió mostrándome que no estaba herido
―ve―susurro a mi oído dejándome escapar de sus suaves brazos, corrí a la mesa cuando Scott fue por algunas cervezas, tome su teléfono y me escabullí al baño
―¿diga?
―¿Bianca? ―pronuncie su nombre lentamente como si no supiera realmente que hacer o que decir en este caso
―claro
―soy Hanika, necesito que me hagas un favor……
Bebí mi tercera soda riendo por la nueva ocurrencia de Jake, su brazo estaba descansando en el hombro de Vero, ella parecía cómoda con eso y Jake no quería discutir el asunto. Claire meneo sus pestañas al detectar el suave recorrido de los dedos de Jake en la piel desnuda de Vero, Eric alcanzo una nueva cerveza y comenzó a beberla sin parar, habíamos estado bailando todo aquel tiempo, dando vueltas y vueltas, riéndonos incluso discutiendo sobre la música y solo una vez había pensado en Aaron
―¿color favorito?

―verde ¿El tuyo?

―verde―concordó el

―¿película favorita?

―Hulk―tome otro sorbo de mi soda

―¿Por qué es verde? ―intuí

―chica lista―acaricio mis manos debajo de la mesa―la verdad quisiera hacer mi propia película
―¿ah si?

―si, aun no tengo el nombre pero creo que he encontrado la protagonista

―no me digas ¿Vero va a ser famosa? ―él apretó mis manos junto a las suyas
―no, tu―delinee con mis dedos el contorno de sus muñecas al tiempo que me concentraba en distinguir la mirada que sus ojos miel proyectaban
No tenia conocimiento alguno de las clase de coqueteo pero entendía perfectamente que el tener tan cerca de mi a Eric, sus manos junto a las mías y sus ojos deslizándose desde mis ojos a mi boca era en definitiva coqueteo. Me pareció divertido en algún momento hasta que se convirtió en completamente atractivo para mi el tenerle tan cerca
―¿Qué pasa Hank? ―pregunto―¿quieres be…
―Hola chicos―escuche el tintineo de la agraciada voz de Bianca, agradecí su intervención para poder controlar mis hormonas, estaba fuera de mi
―hola―repetimos en coro, le lance una pequeña mirada a Scott quien estaba concentrado en su cerveza
―¿Scott? ―pregunto Bianca, su larga melena caía en círculos en su espalda desnuda, Bianca era de esa clase de chica que ama su bronceado y por tanto tiene que exhibirlo
―¿si? ―pregunto él levantando la cabeza como si fuese realmente difícil verla con aquella pequeña camisa negra dejando encubierto la joya en su ombligo. Ella le lanzo una de esas miradas que lanzas cuando quieres atrapar a un chico en un segundo
Me gire hacia Eric quien estaba tomando su cerveza, le hice señas invisibles a cada uno para qué me siguieran a la pista, tal vez los chicos necesitaban espacio
Veinte minutos después estaba exhausta en la pista de baile con Eric a mí alrededor tentando a las chicas de la barra quienes trataban de acercarse a nosotros pero Claire ya había marcado nuestro territorio. Recorrí con mi mirada a Jake , parecía que Vero lo estaba descoordinado con aquellos suaves movimientos. Cerré mis ojos dejando que la música me llevase de lado a lado, mis pies y mis manos se movían acorde con el movimiento del cuerpo de Eric
―mira eso―Eric señalo al pequeño Scott entumecido en la esquina rodeado por Bianca, esa chica si que iba a lo suyo, sus manos estaban sobre su pecho y Scott….se veía feliz junto a ella. Sus labios se tocaron un instante
―¡bien hecho! ―grito Claire sobre la música, mire a Eric quien también parecía tan feliz como yo y sonreí
Bailamos juntos hasta que el Dj anuncio la “Guerra”
―¿guerra? ―pregunte cuando la pista estuvo vacía
―es algo así como tú bailas, yo bailo, la mejor gana―explico Bianca haciendo movimientos con sus manos, sus manillas bailaban en sus muñecas
―oh, eso es estupendo―Vero parecía totalmente emocionada con ello, Claire dio una palmada con sus manos
―¿Cómo es el concurso Bianca? ―pregunto
Bianca dio algunas instrucciones, lo básico era bailar acorde con la música que el Dj decidiera poner y moverse sin alejarse del grupo, Vero parecía aun más emocionada, los chicos comenzaron a abuchear cuando unas chicas rubias se ubicaron en la pista
―da, son las Pink Pink―explico Bianca con aire de insuficiencia―hemos tratado de derrotarlas pero Tara siempre encuentra una manera de aplastar a Sophie
―¿Quién es Tara? ―pregunto Vero
―¿ya se han enfrentado con ellas? ―pregunto Claire
―no aquí, en otros lugares―señalo a la chica con la pequeña falda roja―ella es Tara, es la mierda más grande que el mundo ha dado
―no es tan linda―examino Vero, Jake le dio un suave toque en la mejilla señalando que estaba totalmente de acuerdo con ella aunque Tara realmente era hermosa, un poco exagerada con su maquillaje pero su cuerpo mataría a cualquier chico y supuse que nuestros chicos estaban en desacuerdo con Vero
―vamos―Claire se levanto de su asiento, bajando su camisa azul
―¿Qué?
―me parece perfecto―Vero se levanto ajustando su vestido, mi mejor amiga estaba completamente loca y la chica biblioteca estaba apoyándola. Bianca  le dio un suave beso a Scott antes de levantarse
―no esta Sophie pero tenemos a Hanika―los ojos de todos en la mesa estaban puestos en mi ¿Qué se suponía que tenia que hacer? Mis rodillas comenzaron a temblar, le lance un 911 a Claire pero ella ya estaba vigilando a las rubias en la pista
―son patéticas―comento dirigiéndose a mi―¿vamos?
Eric me dio algunas palmaditas en mis brazos asegurándome que todo estaba completamente controlado ¿Cómo iba a estar controlado? Nunca me había atrevido a bailar con tanta atención en mí, con la atención de unas ¿cien personas?, Sophie podía hacerlo, seguramente ella no dudaría en hacerlo, tal vez ella seria la que tomara la decisión no Claire, pero yo no era Sophie, nunca seria ella ¿Cómo podría comportarme como mi hermana gemela? Entonces pensé en Aaron y lo estúpida que había sido todo este tiempo. Me levante de mi asiento rozando el pecho de Eric y me dirigí a la pista justo cuando el Dj comenzaba a cerrar el concurso
Bianca le dio nuestro nombre al chico moreno
―Sexy Bitch― ¿Sexy Bitch? Tendría que comportarme como una perra sexy, eso era genial porque ¡no tenia idea de cómo serlo!, no me volveria paranoica pero todo estaba descontrolado
―Claire, no creo que esto funcione―le dije a mi amiga cuando las rubias comenzaron a deshacerse de su ropa quedando tan solo en biquini ellas si eran unas perras sexys, Tara lucia un hermoso biquini rosa con lentejuelas. Claire le lanzo una mirada a Elio gesticulando un “ni las mires” antes de volver a mí
―tranquila solo compórtate como tu hermana―me sugirió subiendo mi camisa hasta que mi ombligo quedo al descubierto―eres realmente sexy amiga
―¿listas? ―pregunto Bianca soltando su melena
―¿y si digo que no? ―pregunte imitando a Bianca, mi cabello rojizo no era como el de ella pero su color era totalmente impactante o ello decía Aaron....Aaron  suspire recordando sus ojos chocolate, deseaba que el estuviera allí
―solo mueve tu trasero, no eres como Sophie pero podrías ser mejor que ella―Bianca me llevo al frente de las rubias, Tara realizo un pequeño movimiento con su cadera, Eric grito mi nombre y Jake silbo, todos estaban completamente locos. Sentía mi cabeza palpitar en aquel lugar, mis rodillas temblaban, mire a Vero quien ya estaba lista para la acción, Bianca le enseño un movimiento a Tara y Scott casi cae rendido en la mesa. Claire se ubico a mi lado para darme su apoyo cuando yo solo necesitaba correr hacia la salida
Conté cuantos pasos necesitaría para desaparecer entre aquella multitud que estaba en la puerta, uno,dos,tres….veinte ¿veinte?
Respire hondo como me habían enseñado en la clase de yoga, si mantenía mi concentración en un solo punto podría mantener mi cordura, en este caso podría mantenerme de pie en aquel lugar. Cerré los ojos cuando la música comenzó a sonar, se suponían que tenia que bailar pero mis músculos estaban tensos. Sentía como las lágrimas exprimían mis ojos verdes, no podía llorar, no en aquel lugar, abrí mis ojos encontrando sus ojos chocolate puestos en mí, sus mirada recorrió mi rostro y mi sistema estallo cuando la sonrisa que tanto amaba recorrió el contorno de sus labios, pagaría por besarlo, pagaría por ser mas segura y le arrebatara a Tara su ego
―tu puedes―le vi salir de sus dulces labios que tal vez sabían a menta o a dulce acaramelado o a mi chocolate favorito, sonreí para mis adentros imaginando el toque de nuestros labios y como se sentiría. Me concentre en ellos cuando Claire apretó mi muñeca―baila―me pido Aaron y lo hice, realmente lo hice, era como si estuviera en aquella playa dejándome llevar por el toque de las olas al tiempo que Aaron nadaba junto a mi
Concentre mi mirada en sus ojos y en su sonrisa, la música cambiaba todo el tiempo aumentando el volumen de mis movimientos, escuchaba los gritos de los chicos en  nuestra mesa, la risa de Vero y las pisadas de Bianca. El sudor recorrió mi rostro y lo retire con mis manos fijándome en lo cansada que se suponía que debía estar pero no lo estaba no con Aaron mirándome con algo mas de lo que siempre contenía su mirada hacia mi. Recorrí mi cabello con mis manos y las arrastre hacia mis caderas, Aaron exhalo algo que intercepte como un gemido, mi camisa estaba arriba de mi ombligo y la recorrí con mis dedos. Aaron sonrió cuando tambalee mis caderas dejando salir otro gemido, estaba bailando, estaba bailando para Aaron, estaba bailando para él
La música acabo cuando Eric empezó un bullicio en la esquina con el nombre de nuestro grupo, los aplausos tronaron en todo el lugar y Claire grito mi nombre lanzándose hacia mí, después, mi mirada se había apartado de los lindos ojos chocolate y estaba puesta en el busto de Bianca quien me abrazaba
―¡lo hiciste! ―gritaba Vero brincando
―¿Qué hice? ―pregunte apartándome del gran abrazo en el que me tenían encerrada
―las derrotamos―respondió Bianca tratando de recuperar el aliento, mire a Claire buscando alguna explicación inteligente que no estuviese compuesta por solo dos palabras
―derrotamos a las Pink Pink―enrollo su brazo en el mío―no sabia que podías bailar de esa manera
Rodé mis ojos con una sonrisa mientras nos dirigíamos a la mesa, busque con la mirada a Aaron pero el ya no estaba allí, sacudí mi cabeza con la tristeza llegando a mi, había sido solamente otra de mis fantasías
―¡chicas! ―Jake nos recibió en un gran abrazo, me escabullí y corrí hacia Eric quien tenía una soda preparada para mí. Estire mis brazos para llegar a su cuello mientras las lagrimas comenzaban a llenar mis delgadas mejillas, odiaba tener fantasías, odiaba que Aaron era solo una pequeña fantasía, lo odiaba
―shh ¿Qué pasa? ―pregunto Eric retirando mis lágrimas
―quiero una cerveza

martes, 18 de enero de 2011

Capitulo Cuatro: ¡Cobarde!


................
Chicas Lamento no comentar en sus Blogs, tengo problemitas con mi internet y estoy tratando de solucionarlo, apenas pueda me pongo a tiempo con sus blogs
Besos y espero que disfruten el cap :D

Mi cabeza estaba a punto de estallar, estaba exhausta, mire el pequeño reloj de mi mesa 9:00 PM marcaba ¿Cuánto tiempo había estado llorando? O mejor ¿aun no se habían percatado que no estaba con ellos? Que fácil era olvidarse del mundo entero cuando se estaba enamorado. Tire de mis piernas para estirarlas, había estado acurrucada allí lo que para mi era un eternidad entre tantos sollozos y lamentos, mis músculos crujieron quejándose de la posición que mantenía, estire mis brazos buscando el equilibrio entre aquella oscuridad de mi habitación y detecte la manija de la puerta, calcule la posibilidad de tomarla como mi punto de agarre y la apreté fuerte entre mis dedos. Me levante del frio suelo tambaleándome, mi oído se agudizo un poco, escuchaba un sonido extraño de una procedencia desconocida entre aquella tela de oscuridad, camine hacia mi ventana y pude escuchar mejor
―¡Sophie! ―gritaba alguien en la segunda planta, mis ojos aun no reconocían la luz que me ofrecían las farolas de la calle y del porche―¡se que estas allí! ―apreté mis labios cuando la cabeza comenzó a darme señales de estar a punto de explotar, frote mis ojos y me concentre el la figura que se movía en el jardín―¡Sophie! ―era Jake ¿Jake? Frote mis ojos de nuevo y pude ver mejor, Jake se tambaleaba de un lado a otro buscando una forma de equilibrar su cuerpo
Me pregunte donde se encontraba Sophie y si ella podía escuchar sus alaridos, abrí la puerta y baje las escaleras encontrándome con Sophie y Aaron , el mantenía su brazo rodeando la cintura de mi hermana y ella parecía estar perdida entre las lagrimas
―Hanika…―susurro ella frotando sus ojos con el dorso de su mano
―¿Qué mierda esta pasando afuera? ―pregunte sorprendida por lo ronca y fuerte que sonaba mi voz
―Jake ha venido, ha estado gritando desde hace veinte minutos
―quería ir a ponerlo en su sitio pero Sophie no me ha dejado―interrumpió Aaron acomodando el cabello de Sophie, apreté mis puños tratando de mantener mi cordura, no lo iba a perder de nuevo

―no, él esta borracho lo se, no quiero que dañe a Aaron

―no lo hará―interrumpió él de nuevo, Sophie apretó sus manos y caí en cuenta de que estaban entrelazadas ¿ya se habían besado? Mi mandíbula se tensiono
―¿Qué has hecho para calmarlo?
―nada―contesto ella derramando un par de lágrimas, sus ojos verdes estaban hinchados y rojizos, su pestañita estaba escurrida por sus mejillas, no parecía tan linda después de todo
―¿Qué?  ¿No has hecho nada? ―pregunte incrédula
―no ha podido―contesto Aaron―ha estado llorando
―y ¿a mi que? ―mi voz se elevo, mantén la cordura, me recordé
―Haley, tengo miedo―contesto ella esta vez enterrando su rostro en el pecho de Aaron para comenzar a llorar de nuevo. Sentía que todo había llegado al límite, mi cordura, mi paciencia y mi enojo
―¡me importa una mierda Sophie! ―los ojos de Aaron estallaron preocupados ante mi reacción, Sophie se aparto de él mirándome dolida―tu hiciste esto, tu lo solucionas

―Hanika―Aaron pronuncio mi nombre con sequedad

―cállate―le espete aun mas enfurecida―deja de ser tan cobarde y ve a enfrentarte a Jake, dile porque lo has dejado ¡díselo! ―le grite a Sophie, sus ojos se ensancharon

―no…no puedo

―¿no puedes? ―repetí en tono irónico―¿y si pudiste decirle que terminaran?
―¡Sophie! ―escuche a Jake por decimo tercera vez desde que estaba en la cocina
―no quiero hacerle daño―dijo ella aumentando más mi furia
―ya le hiciste daño Sophie
―¡lo se! ―ella comenzó a llorar de nuevo, sentí una punzada de tristeza, de su tristeza pero la aparte de mí, esta vez no iba a permitir que sus sentimientos dominaran los míos, esta vez iba a manejar la situación a mi manera, esta vez seria yo, no Sophie en mi
―debiste pensar antes de hacer lo que hiciste, no puedes ir por la vida destruyendo a todas las personas que aparecen en tu vida, existe algo que se llaman sentimientos que tal vez tu no tengas, pero personas como yo y como Jake si poseemos
―¡Hanika! ―Aaron apretó a Sophie y me miro con la mirada que pensé que jamás me daría, una mirada de decepción. Mi pecho comenzó arder
―¿Qué pasa Aaron? ¿Estas decepcionado de mi? Pues ¿sabes? Me vale una mierda,  tu y tu decepción, no puedo seguir siendo la chiquilla que todos toman y dejan, no puedo seguir salvando a mi hermana de sus errores cuando ella debía enfrentarlos y no yo, conóceme Aaron porque esta soy yo―camine hacia la puerta con mis nervios de punta y con dolor en mi cuerpo
Jake estaba en el jardín gritando el nombre de mi hermana con todas las fuerzas que sus pulmones le daban, me acerque a él detectando la presencia de Scott en algún rincón del jardín
―Hanika―Jake se acerco a mi―¿esta Sophie? ―su aliento tenia la perfecta y horrible combinación de Alcohol y cigarrillo

―wau, Jake estas borracho―lo empuje dulcemente

―no, solo esta cabreado―aclaro Scott caminado hacia nosotros, le dirigí una mirada―lo siento, no he podido detenerlo―se disculpo
―nah, conozco a el pequeño Jake―revolví el cabello del ex novio de mi  hermana, parecía triste entre aquel jardín. Lo conocía desde que era pequeña, habíamos asistido al mismo jardín e instituto,  en realidad conocía a todos y cada uno de los amigos de Sophie desde que era una pequeña mocosa pero todo nos llevo a separarnos en caminos diferentes
―Hanika ¿Dónde esta Sophie? ―pregunto Jake en un hilo de voz
―ella a salido―conteste a su pregunta como si el fuese un niño pidiendo un regalo
―quiero verla, necesito verla―bajo la cabeza con las lagrimas en sus mejillas, no era la primera vez que lo veía llorar pero si era la primera vez que lo hacia por una chica, maldije en aquel instante a mi hermana y a su caprichosa manera de ser―yo la quiero Hanika, quiero estar con ella pero ella me ha dejado y no entiendo porque lo ha hecho ¿hice algo malo? ―levanto la mirada con sus ojos brillando entre aquella oscuridad, mi corazón parecía haberse roto en aquel instante, me vi reflejada en aquella mirada, Jake era el único que podría comprender en aquel tiempo y espacio como me sentía por dentro
Lo estreche y él no me aparto, acaricie su espalda olvidándome de que era Jake, el capitán del equipo de futbol, el chico de mil admiradoras, el chico que coqueteaba con las profesoras y alumnas de primero, para mi aquel chico era Jake, el dulce Jake que yo conocía

―eres tan dulce―murmuro

―tu eres empalagoso―reímos juntos y recordé los tiempos en que jugábamos en las playas de Miami con el pequeño bote azul que su padre marinero le había traído en uno de sus viajes

―que lindos ustedes dos―comento Scott a nuestro lado

―¿celoso? Ven aquí―y entonces éramos los tres unidos entre un gran abrazo y sentí ganas de llorar y gritar, aquello me reconfortaba, era el abrazo que deseaba obtener, que mi corazón pedía para restaurarse―tengo una idea―dije alejándome de ellos―esperen aquí―corrí a casa, Aaron y Sophie me esperaban en la entrada parecían deseoso de decirme algo pero rechace su mirada y me dirigí a tomar mi abrigo, Miami estaba convirtiéndose en un lugar muy frio en aquella temporada
―Hanika nosotros queremos…―empezó Aaron pero con mi palma le pedí silencio, por primera vez no deseaba escucharlo, por primera vez deseaba alejarme de él
―me voy, que tengan buenas noches―cerré la puerta y camine hacia un Jake desubicado y un Scott ubicando a su amigo
―¿trajiste tu Ferrari? ―le pregunte a Scott cobijándome entre mi abrigo de cuero

―claro

―entonces vamos―me miro extrañado hasta que comencé a caminar hacia su auto, llevamos a Jake hasta la parte trasera y lo tumbamos, debía caer en un sueño profundo en menos de tres segundos
Scott  encendió él auto. Busque mi teléfono entre los bolsillos de mis pantalones, tenia que hacer algunas llamadas

―¿si? ―contesto Claire al segundo timbre

―yo

―tu, ¿Qué pasa?

―¿Qué día es hoy?

―viernes
―viernes de fiesta―sonreí complacida cuando ubique la palabra fiesta y viernes en una misma oración
―claro

―vamos a Quinta Avenida ¿vienes?

―¿Vamos? ―pregunto dubitativa

―Scott y Jake―dije

―¿Scott y Jake? ―pregunto sorprendida

―te lo contare después, ¿vienes?

―por supuesto que si―parecía feliz―llamare a Elio
―tienes que llevar tu bolsa de maquillaje, he salido de casa sin ni siquiera fijarme en mi aspecto
―no hay problema

Cerré mi teléfono con un gran suspiro

―te ves linda―musito Scott a mi lado

―gracias―el elevo sus hombros sin preocupación

―no hay de que
Abrí mi teléfono y marque el numero de mamá, al parecer estaba en una muy, muy importante reunión así que hable con su secretaria, Lily , informe de mis planes y ella estuvo totalmente de acuerdo en tomar mi viernes para divertirme, prometí no contaminar mi cuerpo con sustancias toxicas antes de colgar. Le indique a Scott llevarnos al café instantáneo antes de llegar a Quinta avenida, necesitábamos reponer a Jake de alguna forma
―¿crees que a Jake le agraden las morenas? ―pregunte rebuscando entre mi agenda del teléfono, Jake necesitaba una chica, una chica lista y linda que lo hiciera bailar aquella noche
―claro, no creo que quiera ver mas chicas rubias con ojos verdes por hoy―hice una mueca antes de ubicar a la persona correcta

―¿alo? ―contesto Vero con su suave voz

―Hola, soy Hanika

―oh, hola Hank

―¿estas ocupada?

―nah, solo estoy caminando de lado a lado en mi habitación
―¿quieres bailar? ―pregunte con emoción, mis hormonas estaban exigiendo una buena dosis de baile, tal vez entre aquellas horas en las que desborde toda mi tristeza entre lágrimas habían producido una sequedad en mi emocionante vida, tal vez eso pedía mi cuerpo, emoción y adrenalina pura
―me parece una oferta tentadora

―te veré en Quinta Avenida ¿esta bien?

―perfecto

Comencé a buscar entre mi agenda el ultimo numero

―¿Quién era? ―pregunto Scott
―Vero, es una chica que conocí en la biblioteca, es dulce y linda además es realmente despampanante―me gire para ver a Jake tumbado en el asiento trasero, sus brazos se acurrucaban en su pecho, parecía tener un agradable sueño―creo que le gustara

Me gire en mi asiento y ubique el último número

―hola―contesto Eric

―hola

―¿Qué pasa? ¿Cómo estuvo el viaje al inframundo?

―bueno, el gran topo no vino por mi, al parecer no le simpatice

―que lastima eso debe ser porque tienes nombre de extraterrestre

―¿ah si? ¿Cómo el topo iba a saber mi nombre? ―pregunte con una sonrisa

―tal vez alguien se lo dijo―contesto en tono bromista

―averiguare quien lo hizo, ¿Quinta avenida?

―claro

Scott se detuvo en Café Instantáneo, contabilice con mi mirada el número de autos que había delante de nosotros en la fila, Café Instantáneo tenía el mejor café de Miami así que en la época en la que el frio llegaba a nuestro estado Café Instantáneo rebosaba de compradores. A mi vista había unos cinco autos, el repiqueo de Y-z frustro al tranquilo Scott a mi lado
―¿si? ―le escuche decir cuando atrapo su teléfono entre sus pantalones―no―suspiro rebotando sus dedos en el volante―llámala a casa―espero un momento mientras la voz le explicaba algo que yo no podía escuchar―no te preocupes, debe estar bien, nos vemos―cerro su teléfono con un golpe seco
―¿Bianca? ―aventure

―si

―¿Qué pasa?
―solo ha llamado para saber de Sophie al parecer no contesta su teléfono, ustedes las chicas a veces son un poco exageradas
―yo también me preocuparía por Claire si ella no contestara su teléfono ¿no lo harías por Jake?
―sabría que esta bien, incluso si desaparece un día entero―parecía convencido en lo que decía, Scott tenia razón, no en lo de las chicas y sus exageraciones sino en la confianza que se debería tener en su amigos, el confiaba en Jake y sabia que estaría bien pero ¿Cuándo realmente no este bien? ―si no se cumple, me preocuparía―dijo Scott como si leyera mis pensamientos
―¿Qué pasa con Bianca? ―pregunte alejándome del tema de Sophie y su teléfono apagado
―¿Qué pasa? ―pregunto Scott repitiendo mi pregunta buscando a que me refería con ella
―Sophie―pronuncie su nombre con dificultad―menciono algo de ustedes y problemas―el suspiro parecía enfadado y triste a la vez
―tenemos problemas―un auto salió y pudimos ascender una posición, escuche los suaves ronquidos de Jake en la parte trasera―Bianca parece tener algunos problemas
―¿Qué clase de problemas?
―esta confundida
―¿confundida? ― pregunte con sorpresa ¿Bianca Sherman confundida?, Scott manejo una mueca en su boca―lo siento, es solo que ella es tan segura de si misma que nunca pensé que tendría que lidiar con la confusión
―pues ya he comprobado que no es tan segura―su voz sonó como un susurro―parece que le gusta otro chico―aleje mi mirada de Scott, no podría mirarlo a los ojos
―¿Cuál es el problema? A ti también te gustan otras chicas―pregunte ruborizándome, sabia que el agradable Scott sentía una gran atracción por mí
―si pero no he estado contigo―su respuesta confirmo mi suposición―ella ha estado con ese chico
―auch―solté sin pensar en Scott, él suspiro y arranco el auto cuando otro pedido fue echado afuera y la fila iba disminuyendo
―me ha pedido un tiempo y se lo he dado pero últimamente me esta volviendo loco, se la pasa revoloteando a mi alrededor, me llama a horas diferentes cada día para preguntar por distintas cosas, se que esto suena normal pero ella no lo hacia, me refiero a que Bianca estaba conmigo todo el tiempo y no necesitaba lucirse frente a mi, no necesitaba ponerse esos vestidos que usa ahora…es tan frustrante que solo me llame por Sophie cuando yo solo necesito que deje de dudar
―tal vez―mordí mi labio, no sabia si lo que estaba pensando era cierto, no quería ilusionar a Scott no cuando se veía realmente afectado por Bianca―solo quiere que la necesites tanto como ella te necesita, no quiere que la dejes de querer hasta que ella tome una decisión, se que suena algo envidioso per o ella solo quiere estar segura de que la seguirás queriendo a pesar de que ella este dudando
―es algo estúpido―resoplo, escondiendo sus ojos de mi―yo siempre la voy a querer
El sonido de algunas bocinas detrás de nosotros nos indicó que debíamos movernos, Scott  dio los pedidos mientras yo trataba de despertar a Jake, lo sacudí dulcemente y Scott recibió el pedido, lo ubico entre nuestros asientos y aparco frente a la casa de Jake. Le di otro empujón al chico dormido

―así nunca va a funcionar―comento Scott  riendo

―gracias―gesticule empujando ahora más fuertemente a Jake, parecía un gran bulto allí atrás, Scott abrió la puerta y se giro a la de Jake, la abrió y tomo sus pies jalándolos con fuerza, retrocedí cuando un largo y grueso brazo de Jake zigzagueo frente a mi

―¡Hey! Levántate que mi auto no es un hotel

―jodete Scott―murmuro Jake aun con sus ojos cerrados, Scott jalo de nuevo las piernas de Jake este intento zafarse revolviendo sus piernas de arriba a bajo, reí cuando Jake logro llegar al pecho de Scott y este cayo en la hierba, dirigí una mirada a los dos cuando se unieron a mi risa, parecían unos niños y me sentí feliz porque a pesar de la pesada vida que llevaban siempre había un motivo para sonreír. Ellos tenían un motivo ¿Cuál era el mío?