lunes, 21 de febrero de 2011

Capitulo Cinco: ¿Cómo aprenderé a vivir?

Eric camino por mi habitación esperando que dejase de estrellar mis cosas contra la pared, todo parecía tan irreal de la manera en que lo veía en aquel momento
―no, no, eso no―atrapo mi mano en él aire cuando me disponía a lanzar el retrato de mi hermana gemela junto a mi cuando teníamos cinco―te ves realmente hermosa en esta foto―trazo con sus dedos mis muñecas para que soltara mi agarre, le tendí la foto para que la protegiera de mi destrucción―Hank―susurro él cuando volví a mi estantería por mas fotos
― ¿Qué? ―dije en un tono cortante
―no ataques tus cosas―se acerco dejando a un lado el retrato que sostenía en sus manos―anda, pégame a mi―me pidió tocando su pecho
― ¿Qué mierda tienes?
―solo hazlo―me pidió tomando mis manos, sus ojos miel se entrecerraron esperando mi golpe pero en cambio simplemente me uní a su pecho entre jadeos
Eric suspiro de alivio
―jamás te haría daño―susurre internada entre el palpitar de su corazón
―no tengo miedo de que me hagas daño Hanika pero rechazo la idea de que continúes así
― no puedo evitarlo ―lance mi cabeza hacia atrás para ver sus ojos―lo lamento―la suavidad de sus manos incorporando mi mejilla en ellas aumento mi culpabilidad ¿Por qué no podía evitar sentirme tan miserable conmigo misma? Le había dado a mi hermana lo que mas quería en mi vida convirtiéndome en una heroína frente a mis ojos y una perdedora frente a los ojos de los demás pero ahora todo había cambiado, yo era una perdedora frente a todos incluso frente a mi misma
―no debes lamentar nada pero si debes aprender a vivir― ¿vivir?
― ¿Cómo aprenderé a vivir?
―te enseñare
Su caliginoso aliento me atrapo a mitad de una respiración rebasando cualquier límite impuesto en nuestra minúscula pared de mármol, sentí sus labios sobre los míos intentado aplacar mi difusa habilidad para joder mi vida, sabia a caramelo y a azúcar morena, un sabor que me recordó los primeros años de mi vida, un sabor que me capturo
― uff―resoplo cortando nuestro beso cuando las campanillas de su móvil repiquetearon en mi destrozada habitación, tecleo y su móvil perdió la luz
― ¿Quién era? ―pregunte intentando calmar el sabor que aun mantenía en mis labios y refrenándome para no saboréalos
―mi padre, se supone que debo estar trabajando
―pero es domingo
―lo es pero para el trabajo nunca se descansa, es el final de mis largas vacaciones―suspiro―y yo que comenzaba a disfrutarlas a penas―sus dedos trazaron una línea hasta mis labios
―Eric…
―shh―mascullo
Y entonces terminamos en mi cama enredados entre una larga cortina de besos y caricias, si esto era vivir estaba comenzando a gustarme. Mis piernas tocaron el frio suelo y recorrí con mis dedos el tapete, Eric jadeo cuando mi lengua se perdió en la suya y mi estremecimiento apareció cuando sus manos se instalaron en mi cuello, sentía como mis labios caían hinchados cada vez que los absorbía en un profundo y silencioso beso, el sabor amargo de mi perdida se fundía entre cada oleada de suspiros y alientos
―Eric―susurre aun atrapada en sus brazos―esto, no…
―no te preocupes Hanika, sin repercusiones
¿Repercusiones?
― ¿repercusiones?
―solo vive este momento―me pidió besando mis labios lentamente
Vivir el momento, eso seria todo, solo viviría el momento, solo me encargaría de vivir y no preocuparme por el resto, tal vez un gran meteorito hubiese aplacado toda la ciudad con ferocidad pero yo me hallaba sumida entre Eric y su capacidad para mantenerme viva entre tanto silencio y dolor
― ¿Qué es esto? ―pregunte cuando deslizo en mis manos un caramelo
―un juego―respondió indicándome quitarle la envoltura
― ¿Qué clase de juego?
―solo ponlo en tu boca
El sabor a menta fresca paso por mi lengua
― ¿y ahora? ―pregunte reteniendo el caramelo en mi mejilla
―ven aquí―susurro apretándome en su pecho
Nos besamos de nuevo y yo entretuve mis manos con su cabello  y las suyas bajaron por mi espalda haciéndome sentir pequeños espasmos. Abrí mi boca para tomar aire y Eric tomo posesión de mi caramelo jugueteando con su lengua dentro de mi boca, sonrió cuando lo capturo y yo sin darme cuenta comencé a buscar mi pertenencia en la suya
―oye―gimió con sus labios apretando los míos―devuélvemelo―cerré mi boca con fuerza cuando intento entrar chocando su lengua con mis dientes
―oh―estalle en risas pero el las cubrió con un suave beso
―Hank
― ¿si?
― voy hacerte feliz
Sonreí con miedo que todo terminara, con miedo de que Eric se alejara de mí pero entonces su mano cubrió mi rostro como si sintiera el miedo brotar por mis poros y tratase de ahuyentarlo
―no voy a dejarte―respondió a mi pregunta y mis músculos se relajaron
―te matare si lo haces―sonreí y el acoplo mi sonrisa con la suya en un suave y dulce beso
Tal vez aun había dolor y frustración pero había algo mas en ello, las ganas de vivir, las ganas de cambiar lo que había hecho, las ganas de volver a surgir y terminar todo lo que alguna vez quise obtener. Mis manos se paralizaron sintiendo como mi corazón bombeaba sangre como si el simple hecho de mi decisión lo hubiese hecho revivir en un mundo diferente, en un mundo de esperanza donde yo Hanika reconstruiría mi felicidad olvidando todo lo que deje atrás


.................................................
Se que esta muy corto pero queria que terminara de esa manera :D
espero que lo disfruten y perdon por tardarme tanto tiempo en subirl
ya empece la u y me la paso ocupada
Besos chicas!

sábado, 12 de febrero de 2011

Febrero Rosa: Amar es Simplemente Amar

Un gran estallido resonó en mí

¡basta!rugí con lo poco que quedaba de mi fuerza, ya la había descargado con la mesa y con mi comida

—¡Tara vuelve aquí!— gritó mi madre a mis espaldas pero yo ya me encaminaba a las escaleras—¡Tara!—grito de nuevo y mis dedos giraron la puerta estrellándola potentemente contra el marco

—que se pudra—susurre cayendo en mi cama ¿podría ser peor? Si, por lo menos mi comida no fue a dar a la cara de mi padre y por lo menos no dijo que tendría hijos retrasados, su idea de cómo ve a mis hijos con Jessy me maltrata el pensamiento y el enojo.
La sutil vibración surgiendo de mis pantalones me indico que alguien llamaba

—¿si? –escuche una respiración atareada, Jessy— ¿Jessy?

— T-T-Tara—le escuche decir entre jadeos. Oh no, Jessy esta tartamudeando, normalmente le escucho hablar lentamente pero cuando esta nervioso tartamudea

—¿Qué pasa Jessy?

—e-es M-M-Mia— oh mierda

—¿Qué tiene Mia?— nada bueno porque su tartamudeo me lo indica, tome mi chaqueta y la deslice en mis brazos

—t-tra-bajo d-de p-p-p-arto—mi corazón dio un brinco y con mi visión localice las llaves de mi camioneta, mamá dijo que estaba castigada ¿salir de casa estaba en el castigo? a la mierda, me largo. Escuche a Jessy arrastrar las palabras para preguntarme que debía hacer con una sola palabra “hacer”

—Jessy, toma las cosas de Mia y del bebe llegare allí lo mas rápido posible—su respiración fue su respuesta, cerré el teléfono y corrí abajo escuchando aun a mi madre gritar aquellas horribles palabras que desbocaban mi pecho

—es un retrasado mental, Arthur—le decía a mi padre— parece un zombi ¿lo viste? Ni siquiera puede comer bien, parece un bebe

—cariño es la decisión de Tara—decía papá tratando de conciliar con mi madre ¡arriba, papi!

—¡Es un retrasado!—grito ella

—¡No es su culpa y no es un retrasado!—respondí abriendo la puerta

—¿A dónde crees que vas Tara?... ¡Tara! No me dejes hablando sola ¡Tara!

Camine a mi camioneta con el frió en mis huesos. Trece de febrero un buen día para nacer pequeño Jhonny.
Los gritos de mi madre se alejaron de mi cuando estuve adentro, prendí la calefacción y comencé mi recorrido a casa de Jessy. Mi celular vibraba entre la oscuridad de la carretera con mensajes de mamá, seguro que le va a dar un infarto si continua con aquellos ataques de ira, eso o me va a matar a mi primero. ¿Cuál es su problema? Jessy, bueno no él porque mi novio es más que perfecto, ojos azules, cabello castaño, alto,  fornido y es inteligente. El problema bueno lo que todos ven como problema es que Jessy tiene un gran bajón de mielina en su cerebro por tanto se ha vuelto lento para pensar, para hablar y para moverse, no nació así. En su familia recayó una enfermedad que termino por llevarlos al hospital, todos salieron ilesos menos Jessy y Mia, su hermana la que ahora tendrá un hermoso bebe que le pondremos por nombre Jhonny

Pise el freno y allí estaba, Jessy sosteniendo a su hermana con un brazo y con el otro la pañalera del bebe. Sus ojos se iluminaron cuando encontraron los míos y mi cuello se erizo, me dedico una sonrisa de ansiedad y mi temperatura subió unos buenos grados. Los ojos de Jessy revolotearon entre lo que llevaba puesto y mis mejillas estallaron con un toque de rubor natural en mi cuando estoy junto a él

—¡chicos! Estoy en trabajo de parto—susurro Mia escondiendo un grito, me moví ágilmente llevándola a la camioneta mientras Jessy sonreía. Sabia que nuestro encuentro tendría que aguardar porque él bebe no daba espera

Obtuve el camino directo al hospital más cercano gracias a mí GPS, pensé que nunca lo utilizaría pero valla, ha servido para algo.
Cuando estuvimos corriendo en el pasillo bueno yo corriendo Jessy tratando de hacerlo, junto con las enfermeras que llevaban a Mia, sus gritos comenzaban a escucharse junto con sus atareadas respiraciones y solo hasta que estuvimos sentados en sala de espera los nervios me tomaron presa

—¿crees que él bebe va a estar bien?—le pregunte a Jessy, mi mano se enrollaba en la suya con urgencia

—s-s-si—aun tartamudeaba, él también estaba nervioso, sus mejillas se sonrojaron sacando una sonrisa de sus labios

—¿Qué pasa?—pregunte mirando sus ojos azules pestañear locamente

—t-t-t-tu ca-ca-camisa—mire mi camisa encontrándola rodeada por una gran mancha roja que se regaba en mi busto dejando ver mi sostén. Mierda, había olvidado limpiarla después de rebotar la sopa de tomate de mi madre sobre mi

—¡mierda!—intente taparla con mi chaqueta con signos de vergüenza apareciendo en mi y en mi rostro que ahora era del mismo color de la mancha—lo siento he tenido problemas con mamá de nuevo

—¿p-p-por mi?—su voz sonó preocupada

—¡no!—casi grite parpadeando ferozmente, el rostro de Jessy comenzaba a ensombrecerse haciéndome romper en pedazos, una enfermera me indico un letrero “baje su voz” así que acerque mi boca a su oído, su olor a menta y chocolate caliente impacto en mi nariz haciéndome recorrer mis dedos entre su muñeca— hemos discutido por otras cosas, ya sabes, la escuela

—c-c-reí que t-todo iba b-b-bien

—Toda va bien— roce su mejilla con mis labios callando su cuestionario, Jessy es maravilloso no debía sentirse mal por lo que pensaba mi madre de él, ella nunca lograría conocerlo como lo hago yo

Las personas iban y venia, los doctores recorrían los pasillos y el tic tac del reloj no dejaba de sonar enseñándonos que el tiempo pasaba y pasa lentamente. Apoye mi cabeza en el hombro de Jessy escuchando como su respiración arrullaba mis parpados ya pesados

—¿Familiares de Mia Evans?—la voz grave del doctor me levanto de mi agotamiento. Jessy asintió lentamente— ¿es usted el padre?

—no—conteste con voz ruda, la idea de que Jessy tuviese una hija con otra chica tentó a mi miedo –somos los tíos del bebe

Entonces la enfermera apareció con un pequeño ángel entre sus brazos. Cabello rizado color acaramelado y ojos azules como los de Jessy , pensé que tal vez nuestros bebes serian tan lindos y dulces como Jhonny no como mama los describía

—Yo soy el padre—escuche la voz gruesa de mi hermano venir tras de mi cuando deslumbrada estaba preparada para tomar al bebe
Si, mi hermano  Mia tienen un bebe y yo me he convertido en tía y la mejor parte es que Jessy lo es también. Estuvimos viendo como Frank tomaba a Jhonny y lo arrullaba con más urgencia que la mía

—T-T-Tara

—¿si?

—Feliz San Valentín— gire mi cuerpo casi chocándome contra Jessy

—Lo has dicho rápidamente—dije sorprendida, sonaría estupido pero Jessy solo habla despacio o entre tartamudeos. Una sonrisa se escapo de sus labios— oh Jessy—corrí a él porque supuse que estuvo practicando decírmelo un millón de veces, lo sabia

—te amo—dijo con toda seguridad y lo estreche en mis brazos. Recuerdo que había tratado de decírmelo varias veces pero nunca podía hacerlo por completo, sus nervios se alteraban y llegaba el tartamudeo y después yo solo lo abrazaba alentándolo a besarme

 —el bebe esta sano—dijo él doctor y escuche a Jessy soltar su aliento, el que Jhonny heredara los problemas de Mia era su mayor miedo

Pero a mi no me importaba, aquel ser era completamente perfecto como Jessy, con sus deditos arrugados cogidos al meñique de mi hermano como si necesitara tanta protección me confirmaba lo que mi corazón estaba comenzando a sentir, el amor, amar a Jessy no era algo anormal de mi parte, era algo maravilloso que había crecido en mi interior y que comenzaba a extenderse a mi alrededor. No tenia miedo de su defecto ni de su problema como muchos lo llamaban porque ello lo hacia diferente, como si el hubiese nacido para mi, como si fuese yo su cura y el mi enfermedad. Amar no tiene limites, tampoco existe un manual para ello, se ama a quien no se debe amar por ello es difícil de entender, amar simplemente es amar y yo…

Te amole dije en un susurro y bese sus labios cuando una lagrima resbalo de mi mejilla

viernes, 11 de febrero de 2011

Capitulo Cinco: Dolia En El Alma

http://p3.metroflog.com/pictures/402/17/5/829517402_RSYFENCWHXERFKW.jpgRevolotee mis pies en el suelo mientras Grey’s Anatomy se producía en la pantalla, Eric me había preparada un rico Sándwich de queso el cual comenzaba a disfrutar, habíamos estado criticando algunos pacientes de mi serie favorita, había una chica realmente guapa que busca aumentar sus senos y Eric dijo que era una gran perdida de dinero “lo lindo es lindo, no necesita convertirse en otra cosa para ser mas lindo” dijo el cuando le di otro mordisco a mi Sándwich, había vislumbrado a Sophie moviéndose en la cocina mientras le preparaba algo a Aaron suerte con ello amigo-pensé en ella cocinando
Los ojos de Aaron chocaron con los míos y el dio una pequeña sonrisa triste, eso era todo… eso era todo lo que nos daríamos desde ahora, solo pequeñas sonrisas y palabras, el ya había decidido, el la había escogido, escondí mi dolor en una sonrisa antes de volver a la charla con Eric. Parecía que mi mundo se había resumido a él, no estaba mal pero extrañaría tener a Aaron incluso a Sophie, incluso a ella a pesar de que me hiriera adentro
―¿Cuánto tiempo falta? ―pregunto Eric mirando la cocina―necesito una soda y más comida
―descuida saldrán de allí pronto, Sophie odia cocinar y mas lavar los platos, no me sorprendería  ver a Aaron fregándolos―su nombre salió en un chillido que quise borrar de los oídos de Eric porque la mirada que sus ojos miel me dieron me hicieron sentir gravemente enferma
―lo siento―asentí a su disculpa y me fundí en el sofá
―voy a estar bien ¿Qué te parece si adelantamos el viaje al inframundo? ―pregunte
―claro, entonces comencemos a preparar nuestra muerte ¿Qué te parece si nos drogamos hasta que obtengamos una sobredosis?
―nah―cruce mis pies en la mesa frente a mi
―entonces tomamos veneno
―no quiero contaminar mi cuerpo
―manejaremos a altas velocidades por la autopista
―provocaremos muchas muertes―comente imitando estar alarmada―mejor lo haremos por la carretera a los hoteles de las afueras, están menos infestados de gente
―¿vamos ahora? ―pregunto acariciando mis rodillas desnudas
―claro, solo déjame ir a cambiar, no quiero aparecer en el periódico con esto―señalo mi pijama desgastada, Eric sonríe y caigo en cuenta que estoy en el sofá de mi casa con un chico totalmente guapo en todos los sentidos, con una pijama horrorosa, con un cabello hecho un enredo  y me siento completamente genial y cómoda
―ponte algo lindo, iré a preparar un rico sándwich de queso―intento levantarse pero sus brazos cansados no le dieron y termino tumbado en mis piernas riendo de la nueva estupidez que flotaba a su alrededor―perdón―dijo tratando de levantarse
―no hay problema pero debemos aumentar nuestras energías―toquetee su cabello dorado. El teléfono de Sophie sonó entre el estruendoso silencioso, escuche como se exaltaba y como sus tacones raspaban el suelo, Eric se estremeció cuando alcance su nuca, alce mi mirada y me encontré con Aaron haciendo rebotar sus manos en la mesa con inquietud, le pregunte con mi mirada que estaba pasando pero su sonrisa triste apareció de nuevo y comprendí que no era nada bueno, cerré mis ojos con fuerza preparándome para cualquier ataque
―es perfectamente increíble que mi hermana me haga esto―resoplo Sophie entrando a la sala, los tacones rosa que llevaba la hacían ver más alta. ¿Quién lleva zapatillas cuando va a nadar? Solo mi hermana, solo Sophie― ¿Cómo pudiste? ―me pide
―¿Cómo pude que? ―pregunte, Eric se acomodo en el sofá con pereza. Aaron se ubico en la entrada y estábamos casi en la misma posición que antes
―¿Cómo pudiste buscarle una novia a Jake? ¿Cómo pudiste hacerlo Hanika?
―yo no le he buscado novia a Jake―Sophie brinco en sus talones y se acerco a mí apuntándome con el dedo
―si que lo hiciste, Nathalia me ha llamado para decirme que ha visto a mi novio…ex-novio―se corrigió lanzándole una pequeña mirada a Aaron―con otra chica en Quinta Avenida y ¿adivina? Mi hermana se la ha presentado
―¿Qué querías? ¿Querias que lo dejara tirado en su casa sufriendo por alguien como tu? ―me levante del sofá, Eric acaricio mi espalda antes de que lo hiciera y tuve que disculparme con una mirada por mi movimiento brusco
―no ¿pero tenias que presentarle a otra chica? Acabamos de terminar Hanika
―lo se Sophie―pronuncie su nombre lentamente ¿Desde cuando me costaba hacerlo? ¿Por qué empezaba a detestar a mi hermana, mi sangre? ―y no lo hice porque quería conseguirle novia, Vero es una linda y lista chica, solo quería que todos nos divirtiéramos, quería que el te olvidara por una noche
―¿le estabas buscando mi reemplazo? ―pregunto en un tono irónico
―no…además ¿A ti que te importa? Tu ya le encontraste reemplazo a él―señale a Aaron justo cuando mi corazón caía en mis pies―déjalo en paz, déjalo ser feliz Sophie, quédate con Aaron de una puta vez y no juegues con las personas ¡no mas!
Mi mejilla ardía cuando la suave mano de Sophie la ataco en un parpadeo, ella soltó un gemido de dolor y se aparto encerrando sus manos en el pecho, Aaron corrió a mí tomándome por la cintura como si esperara que de alguna forma el golpe me rompiera como una pequeña porcelana. El golpe no dolía, dolía que mi hermana me odiara y que yo la odiara a ella, ello dolía en el alma, dolía mas que el rechazo de Aaron, dolía mas que verlos juntos, dolía
― ¿Qué te pasa Sophie? ―pregunto Aaron exaltado―contrólate―mi estomago se calentó y enfrió al mismo tiempo, entonces…decidí huir como toda buena cobarde, dos veces en el mismo día, una buena marca de mi parte

lunes, 7 de febrero de 2011

Capitulo Cinco

Estaba de pie frente al refrigerador, había batallado con las escaleras y con la puerta de mi dormitorio, era mi primera resaca en todos mis diecisiete años y era como si alguien hubiese abierto la puerta de mi casa con mi cabeza ¿Era normal eso?, mis pies se sentían como grandes piezas de metal entre el piso frio, había una nota que tarde un poco en comprender ¿Por qué la letra era tan pequeña? Genial, era mi primera resaca y la coronaria como la ultima

Mama ha llamado, tuvieron algunos problemas y han tenido que pasar la noche en un hotel, regresaran hoy un poco tarde. He ido a la piscina comunitaria, prepárate algo de desayunar

Besos…Sophie


¿Besos? ¿Había olvidado que la grite ayer? Tal vez no lo había olvidado, tal vez lo de la piscina comunitaria era solo una excusa para alejarse de mí y el ogro que vivía en mí, abrí la puerta del refrigerador encontrando una nota en el congelador
No toques mi Helado
Sophie
Hice una mueca , Sophie me había pillado tomando su atesorado helado pero no tenia ganas de poner algo dulce y frio en mi boca, preferiría unos huevos fritos con tocino y algunas tostadas con mantequilla en los bordes, tal vez podría ponerle un poco de pimienta a los huevos y al tocino un poco de la salsa especial de mamá. No era mala idea.
El timbre retumbo en toda la casa haciendo maldecir, mi cabeza estallaría en cualquier momento, parecía una bomba atómica, otro toque mas y explotaría
Camine hacia la puerta masajeando mis sienes, los rayos de llegaron a mis ojos cuando la abrí
―¡rayos! ―cubrí mis ojos al instante―me he convertido en un vampiro
―veo que pasaste una muy buena noche―resoplo, le señale ubicarse en el centro de la entrada para cubrirme del sol, tendría que comprar unas gafas o encontrar unas en el closet de Sophie pero me apetecía mas comprar unas, no tocaría nada de ella, no por el momento
―casi perfecta―retire mis manos y las ubique en mi cabello, parecía un nido de pájaro en su plenitud, no me extrañaría ver a un águila rondando por mi casa
―¿casi?
―nadie me dijo que mi cabeza seria un boliche después de eso―explique abriendo la puerta completamente para que siguiera
Caminamos hacia la sala cuando mi teléfono comenzó a sonar, tuve ganas de tirarlo lejos de mi
―¿Qué pasa? ―pregunte apoyando mi cabeza en el marco de la entrada
―hooooolaaa―era Eric―¿Cómo te sientes?
―perfectamente  con excepción de que el señor sol intenta matarme
―oh, no te preocupes eso se te pasara
―genial porque no tengo suficientes cortinas negras y mama creerá que estamos en un funeral cuando llegue a casa
―no hay problema te llevare mi receta especial para las resacas
―no tardes, oh Eric
―¿si?
―necesito unas gafas de sol con UR-GEN-CIA
―ES-TA BIEN―rió
―¡no me imites!
―no te estoy imitando, aunque si que puedo imitar la forma en que bailabas ayer
―muérete ―colgué
Aaron se ajusto en el sofá, parecía un poco incomodo y recordé mi fantasía
―¿todo bien? ―pregunte sentándome a su lado
―si, aunque tu no luces muy bien que digamos―señalo mi cabello
―solo necesito una ducha―estire mis piernas ¿Cuánto había bailado anoche? Sentía como mis talones estaban hinchados y como  mis rodillas dolían. Mi estomago rugió
―también necesitas comer algo
―estaba pensando en unos huevos con pimienta, tocino y tostadas…―archive una imagen en mi mente
―con mantequilla por el borde―termino Aaron
Me levante y camine hacia la cocina pasando primeramente por el espejo que Sophie mantenía en ella, Aaron tenia razón yo era todo un desastre. Debajo de mis ojos dos grandes bolsas oscuras se dibujaron, mi cabello rojizo parecía la paja que utilizaban en las granjas, mi pijama rosa estaba escurrida en mi cuerpo como si no perteneciera a mí y estaba un tanto pálida
―soy un desastre―pase las manos por mi cabello recordando el movimiento de baile que había hecho para Aaron―soy Sophie en sus peores tiempos
―claro que no―se ubico detrás de mi―si hubieras visto ayer a tu hermana te darías cuenta que estas mucho peor que ella―dijo en un tono bromista, hice ademan de estar dolida ante su comentario cuando mis piernas temblaban por el contacto de su aliento frio en mi nuca
―¿disculpa? Hace varias horas estabas diciendo que era linda―me gire sobre los talones, nuestros pechos chocaron suavemente con algo de sorpresa, era lo mas cerca que me había atrevido a llegar hasta Aaron ¿Podría llegar mas lejos? ¿Podría acariciar su cabello con mis delgados y pálidos dedos? ¿Podría tocar sus pestañas que fundían sus hermosos ojos chocolates entre ellas? ¿Podría…-entonces Aaron fue el que tomo la decisión por mi deslizando sus dedos en mi cabello rozando mi nuca ligeramente
Mi estomago dio vueltas como una bailarina de ballet mientras mis rodillas doblegaban, Aaron soltó un lento suspiro de sus labios rojos cuando algo comenzó a vibrar en sus pantalones….no contestes, le quise pedir
―vaya―su cara se arrugo cuando tomo el celular―estas por toda la red
―¿Qué? ―ladee la cabeza ante su voz
―mira―y ante mis ojos aparecieron un grupo de chicas con camisetas apretadas, pantalones cortos y cabellos largos que se movían entre las luces girando suavemente en sus pies, parecían elevadas allí, moviéndose con pasos seguros y distintos. Reconocí a una chica de cabello castaño ¿Claire?...gire mis ojos entre el video ¿Bianca? ¿Vero?
 ―¿Quién es la chica de cabello rojo? ―pregunte aturdida aun por la imagen que se proyectaba en el celular de Aaron
―eres tú ¿no lo recuerdas? ―acaricio mi cabeza…dulce―creo que la cerveza te hizo mas de lo que se supone que debió hacerte―mire la imagen de nuevo, la chica de cabello rojizo se movía mejor que Claire, Vero y aun mejor que Bianca, tenia un cierto parecido a Sophie pero mi hermana jamás se había movido de esa manera, jamás lo haría
―¿yo? ―Aaron  asintió. El tono rojo del cabello y la pulsera de oro de su mano derecha me indico que era yo. La de Sophie estaba en su mano izquierda, un buen truco de mis padres para diferenciarnos de pequeñas―imposible―lo arrebate de sus manos
― ¿Por qué? Esta bien acepto que es muy raro que tu bailes de esa manera tan…tan… sensual pero no es algo imposible― arrugue mi nariz con una sonrisa en mi rostro ¿Aaron dijo sensual?
―igualmente no puedo creer que esta sea yo―señale a la chica del video― ojala hubieras estado allí―dije al ver la imagen de Scott, Jake y Eric en la mesa lanzando chiflidos, recordé mi fantasía y sentí ganas de golpear mi mejilla con gran fuerza ¿podría ser mas idiota? Aaron jamás me pediría que bailara para el y menos gemiría y se emocionaría cuando yo lo hiciera, todo esta en mi cabeza, ojala fuera menos imaginativa y mas realista…ser realista significaría que estaba metida en grandes problemas si el video recorría mas celulares, las personas en el instituto no podrían mirarme de la misma forma, obtendría miradas y vocecillas en el pasillo y seria un completo infierno el…
―estuve allí―contesto Aaron retirando su celular de mis manos lentamente para obtener mi atención
―¿Qué?  ¿No era una fantasía mía? ―pregunte cuando el aire me comenzó a faltar ¿había estado allí?
―claro que no―rió―estuve allí ¿Por qué piensas que es una fantasía?
―bueno, tu…tu te emocionaste tanto―gemiste―es muy raro en ti―el dulce contorno de sus mejillas enrojeció
―¿lo dices por los gemidos? ―pregunto desviando su mirada a mi cabello
―Hanika―escuche la voz de Sophie en algún lugar de mi cabeza pero no me importo encontrarla porque me acababa de perder en las palabras que Aaron había dicho, él y yo…gemidos…miradas…baile, todo había sido real no una de mis muchas fantasías estúpidas
―hola Hank―escuche en mi cabeza ¿Eric? Si en definitiva era Eric…entonces Aaron había estado allí en Quinta Avenida emociona y mas que emocionado viéndome a mi bailar de una manera despampanante
―¿Hank? ―pregunto Aaron conectando sus ojos chocolate con los míos
―¿si?
―Eric vino a buscarte―susurro señalando la entrada de la cocina. Me gire y me encontré con Eric y Sophie
―Hola―le di una sonrisa
―Hola―traía unos paquetes en sus manos
―¿Qué has traído? ―Aaron comenzó a caminar hacia el refrigerador y Sophie lo siguió, maldecí por lo bajo cuando el recuerdo de ellos juntos llego a mi
―medicina para la resaca―le pedí sentarse conmigo en la mesa y el comenzó a desempacar las cosas de las bolsas, un liquito rojo incubado en un tarro de plástico fue el primero en captar mi atención, parecía acuoso entre los movimientos que daba
―¿Qué es este veneno? ―le pregunte alejándolo de mí
―es la medicina
―oh―bufe―¿aun estas bebido? ―pregunte
―no pero tú tendrás que tomarte esto―señalo el liquito rojo
―Eric con esto me mataras, oh lo entendí―di unos golpecillos en la mesa― ¿quieres que viaje al inframundo?
―no quiero matarte, lo del inframundo lo haremos después, juntos―señalo―ahora tomate esto antes de que empieces a tener alucinaciones
―¿la resaca produce alucinaciones?
―claro―me dio un guiño de ojo…realmente sexy en Eric―tómatelo
―pero…―jale la tapa del contenido y el olor a remolacha surgió de el―debe saber horrible―tape mi nariz―Eric esto es una mierda
―una mierda que te servirá, tómatelo―ordeno jalando el tarro a mi boca―vamos Hank no seas gallina
―no lo soy―contuve mi respiración y le lance una pequeña mirada a Aaron, Sophie estaba a su alrededor con el ceño fruncido a mi y a Eric mientras Aaron parecía un tanto divertido
Trague el contenido sin respirar y mi estomago estallo, tenia un sabor amargo que pico en mi lengua, corrí hacia el fregadero antes de regar mis residuos en la mesa de madera de mi madre. Eric corrió a mí antes de que pudiese comenzar a vomitar y enrollo mi cabello en su mano. Sophie profirió un quejido y Aaron se movió alarmado
―shh tranquila―susurro Eric acariciando mi espalda
―que asco―musite sorbiendo por mi nariz
―no te preocupes no es la primera vez que te veo en esta situación
―no me has visto nunca―le recordé
―casi lo hago―escuche su risa entre los borboteos de mi vomito
Limpie mi boca con el dorso de mi mano con el sabor del líquido aun en mi boca, llegue a preocuparme de la reacción de Aaron
―¿casi lo haces? ―pregunto Sophie
―igualmente no lo hiciste―jale la llave del grifo  enjuague mi boca―tengo ganas de patearte el trasero
―puedes hacerlo o mejor aun ¿Por qué no haces uno de esos movimientos de cadera que hiciste ayer? ―levante la mirada en el momento exacto en el que Eric trato de imitarme, solté la risa al verlo comportarse como una chica sensual―te veías realmente sexy―levanto sus manos―no miento, ¿me enseñas?
―claro, cuando quieras―cerré la llave y enfrente la sonrisa de Eric, la mirada enfadad de Sophie y el ceño fruncido de Aaron
―así que es verdad―soltó Sophie cuando Eric intento darme otro poco de su remedio para las resaca con olor a remolacha―fuiste a Quinta Avenida con los chicos a bailar
―¿seguro que eso sirve para la resaca? ―le pregunte a Eric ignorando totalmente a Sophie, no tenia ni la más remota ni mínima gana de hablar con ella y menos viéndola junto a mi chico como una garrapata tomando todo su amor y su alegría
―no lo se―contesto con serenidad Eric―mamá me lo ha dado pero creo que es para sus problemas del colon―sonrió
―vete a la…―lo empuje riendo ante su mueca de inocencia al tiempo que el tapaba mi boca
―no hables, hueles horrorosamente a remolacha―rio junto a mí
Escuche el carraspeo de la garganta de Aaron y detuve la risa que brotaba por mis labios
―¿estas bien Hanika? ―pregunto y yo asentí sonriendo ante su linda mirada de preocupación
―¿fuiste o no? ―pregunto Sophie malhumorada
―estaré bien, no me voy a tomar eso―señale el tarro del liquito acuoso ignorando de nuevo a Sophie―sabe horrible―Aaron sonrió tímidamente y yo lo ame en ese momento
―¡Hanika! ―grito Sophie ubicándose entre Aaron y yo ¿podría ser mas entrometida? La mire enojada
―¿Qué quieres? ―cruce los brazos en mi pecho evadiendo la pequeña risa que se acumulaba en Eric
―¿fuiste a Quinta Avenida con mis amigos?
Medite su pregunta un instante rodeando la mesa hasta llegar a ella, Aaron recostó su peso en la encimera con su ceño profundizado, Eric se limito a dejar su liquido en la mesa y como todo buen espectador se ubico en un punto donde la discusión que se venia venir podría ser vista en primera plana
―no, salí con mis amigos―respondí secamente
―¿con tus amigos? ¿Desde cuando Jake y Scott son tus amigos? ―pregunto irónicamente
―siempre lo han sido―recalque
―si claro, ¿y que me dices de Bianca? ―pregunto aun más cabreada ¿Por qué estaba tan enojada?
―ella también es mi amiga―mas leña al fuego, un buen método de mi parte
―hace algún tiempo no dirías eso, siempre dices que es un poco exagerada para tu gusto
―lo dije pero todo ha cambiado, Bianca es una gran chica y ayer lo pude comprobar, no retiro lo dicho porque si es un poco exagerada pero eso no significa que no me agrade estar con ella
Sophie movió sus manos en el aire con exasperación
―¿ahora si te quieres volver popular? Por ello bailaste con Mi amiga en Mi bar contra Mis enemigas, solo por tener mas atención y no te basto porque ahora tu video esta por todos los lugares de la red―su boca se torció en un gesto de desagrado hacia mi
―no necesito tanta atención como tu―le dije controlando la ira que comenzaba a estallar dentro de mi―se quien soy, no necesito comprobarle nada a nadie―Sophie rio ante mis palabras y Aaron comenzó alarmarse, Eric parecía empezar a disfrutar de la tensión generada entre los pocos pasos que alejaban a mi hermana de mi porque había sacado un sándwich de sus paquetes y comenzaba a comerlo
―claro ¿entonces porque intentas robar a mis amigos y mi atención?
―no necesito nada de ti―pronuncie las palabras con dificultad, no por que no fueran ciertas sino por que mis nervios estaban descolocados
―claro que si me necesitas, siempre me has necesitado
―¡no te necesito! ―grite con mis nervios lejos de mi―no quiero a tus amigos, no quiero tu atención, no quiero nada de ti―Sophie retrocedió unos pasos cuando encontró la ira retenida en mi, ahora ella comprendía que realmente estaba furiosa, ella lo sentía
―Hanika―murmuro Aaron caminando a mí
―¿Qué quieres Hanika? ―pregunto Eric desde su silla impulsándome a decir lo que realmente quería, Sophie parpadeo aun ida ante la situación y recobro su compostura dando los pasos que había retrocedido
―ella quiere ser yo―declaro Sophie en voz triunfal, su mirada cambio junto con su manera de hablar, su voz no era la inocente que había escuchado toda mi vida, ella no era Sophie
Sacudió su melena a Aaron  y le dio una mirada de triunfo, él no la miraba solo estaba sumergido en mi y mi ira, escuche la lenta respiración de Eric y desee romperle la nariz a la rubia postiza que se tenia frente a mi
―no quiero ser tu―dije lentamente―soy mil veces mejor que tu
―tienes mucha autoestima hermanita―murmuro enrollando sus manos entre las de Aaron, quise patear su sonrisa y arrancarle a Aaron de su lado pero no podía hacerlo, el ahora le pertenecía, ella solo estaba dando aviso de eso, el ya no era mío―pero no quiero que te acerques a mis amigos, tratare de borrar el video que has dejado volar por la red, no quiero que digan que mi hermana se ha convertido en un perra cuando te vean bailando así
―calla Sophie―pidió Aaron y Eric al mismo tiempo, ella parecía darle poca importancia al asunto
―no me importa―camine a ella―yo hago lo que quiera, no me puedes prohibir acercarme a mis amigos  ni a nadie
―intentas quitármelos―reprocho ella apretujándose aun más a Aaron
―no quiero quitarte nada, al contrario de ti―mire a Aaron con algo de nostalgia sabia que esto cambiaria todo entre nosotros porque el tendría que escoger entre el amor de su vida y su novia y yo ya sabia a quien escogería pero aun así no quería aceptarlo, no cuando deseaba tanto tenerlo a mi lado en este instante y no a su lado―que intentaste quitarme a mi mejor amigo―mi voz tembló―y lo has rogado porque estas como una garrapata a su lado―Sophie abrió su boca con sorpresa―no quiero nada de ti, no necesito nada de ti, no te voy a quitar a tus amigos porque puedo sobrevivir sola―mi garganta se rompió y camine lejos de ella con Eric a mi lado



..........
Chicas! He vuelto pero necesito un gran favor de ustedes
Podrian mandarme los capitulos que me he pertido a mi mail
y estoy ansiosa de leerlos Ya!
Besos...espero disfruten el capitulo

miércoles, 2 de febrero de 2011

Girls! ;)

Chicas!
No saben cuanta falta Me hacen todas uds y sus historias!
Aww..quiero matar a mi Internet!
Las extraño Por montones
Y a Mis historias Favoritas Tambien
Saluditos
Y Besos!
Espero Regresar pronto y ponerme al tanto