martes, 21 de junio de 2011

Capitulo Nueve

Las sabanas arropaban mi cuerpo, me desperece por tercera vez, la luz se asomaba por la ventana y la hermosura de los rayos del sol marcaba el suelo creando pequeñas figuras que brillaban como diamantes. Abrí y cerré mis ojos, dolía un poco hacerlo porque me sentía completamente débil, me gire sobre mi estomago y visualice un pequeño sobre descansando sobre la otra almohada
Estoy en el instituto, no tardare, prepárate algo de comer
Aaron
¿Está en la escuela? ¿Por qué yo estoy aquí? Gire de nuevo y me encontré con el reloj que marcaba las 11:00 am, hace tres horas debía estar en el instituto
―mierda―murmure levantándome de la cama, sin predecir que mi cuerpo no estaba preparado para aquel movimiento termine tumbada de nuevo con todo dando vueltas―espero no vomitarme―descanse un poco y volví a intentarlo, esta vez tuve éxito, ahora solo quedaba darme una ducha, cambiarme, peinarme, coger un autobús, llegar a la escuela, excusarme ¿no sería más fácil no ir? La respuesta me la dio mi estomago rugiendo como todo buen tigre, baje las escaleras suponiendo que me hallaba sola en la casa, ya que el ruido estaba extinto y solo podía escuchar mis pies chocar con la madera
Con mis pies descalzos llegue hasta el refrigerador y me tope con una tarta de chocolate ¿no era muy temprano para comer algo así? Bueno ello no tenía importancia, tome un cuchillo y corte un buen trozo, solo faltaba algo, abrí de nuevo el refri y tome la botella de leche, camine hasta la sala y los deje sobre la mesa, abrí las ventanas respirando el dulce aire que emanaban las flores y me tumbe sobre el sofá con un gran trozo de tarta en mi boca, el sabor a chocolate se filtro por ella haciéndome suspirar, estaba deliciosa
Pero aun me hacía falta algo, me levante y tome el control remoto esperando que la música estallara en los parlantes, mi querida Rihanna no dudo un segundo en hacerlo, no era una fanática del baile pero la música lo ameritaba así que comencé a moverme de un lado a otro con la botella de leche en mi mano y el pedazo de tarta en la otra, si algún vecino decidiera hacer una caminata a esta hora se toparía con una chica loca bailando con una gran botella en su mano, deje todo en la mesa y ahora corrí al sofá, por una extraña razón hoy mi estado de ánimo estaba colorado ¿tiene algo que ver con el hecho de no tener que ir a mi deprimente instituto? Si la respuesta era un sí, jamás volvería a ir, trabajaría como camarera en alguna cafetería en la playa, me dedicaría a ir a cada fiesta que organizaran, bailaría, bebería alcohol y seduciría a cada chico que pudiese captar en mi radar ¡ya, como si fuera hacerlo!, bueno soñar no es costoso así que no hay cuenta de cobro pero mi cuerpo si tenia una para mi, al parecer estaba muy agotada como para bailar y dar algunos brincos en el sofá así que termine tendida de nuevo con ansias de regresar todo lo que había comido
Respire un poco y cerré mis ojos ¿Qué me ocurría? No lo sabía, ni siquiera sabía porque rayos mi mejor amigo había decidido no levantarme hoy, ni porque el cuerpo comenzaba a picarme, ni porque me sentía incomoda, ni porque... ¡Mierda!
¿Qué hacía yo con un vestido? toque mi cabello lentamente y mi rostro ¿Qué rayos había pasado?
― ¡Dios y todos los santos!―me levante estirando los brazos, líneas rojas se acumulaban en ellos, en mis piernas... mi rostro
Como loca corrí al primer reflejo que pude hallar, la pantalla de la tv que alumbrada por los rayos del sol que se entrometían por la ventana me permitían ver mi reflejo, mis ojos estaban manchados por una extraña tinta negra que también cubría mis mejillas, mi boca parecía más roja que habitualmente, mi cabello no tenía nada por fuera de lo normal, en las mañanas yo era la novia preferida de un león, respire profundamente, todo en orden por aquel lado
Pero una amargura toco mi boca ¿Qué había pasado ayer?, solo había una persona que podría explicármelo y ahora él no estaba allí. Camine con desdén a la habitación, cambie mi ropa por algo mas cómodo que cubriese cada parte de mi cuerpo, no me permití verme al espejo y ni siquiera podía ser capaz de bajar mi mirada, las líneas que se pintaban en mi piel me traían amargos escalofríos además de que eran una clara prueba de que tenía una grave pérdida de memoria. Cuando estuve completamente lista me tumbe en su cama, llegaría pronto o eso esperaba
¿Y si mejor iba al instituto? Me golpee la frente ¿Desde cuándo era tan estúpida? no iba a permitir que me vieran en el estado en el que me encontraba, si Sophie lo hiciera tendría a mamá, papá, el FBI, la CIA, ambulancias y quien sabe que otras organizaciones en la casa de Aaron en un chasquido de dedos. No podía creer lo distraída que había sido al no darme cuenta antes de lo que le ocurrió a mi cuerpo ¿Cómo no pude notar el corto vestido y los arañazos?
Me quede hipnotizada por los cambios de números del reloj en la mesa, hasta que la puerta se abrió
―qué bueno que estas despierta―Aaron aparece con su habitual uniforme de entrenamiento, está completamente sudado y recuerdo aquellos días en los que detrás de las rejas le observaba como una completa estúpida uniéndome al resto de chicas que con su saliva derramada llenarían por lo menos veinte cubetas
―lo mismo debería decir yo―una mueca recorrió mi rostro, Aaron dejo su mochila a un lado de su habitación y se dirigió al baño
―voy a darme una ducha
―no me moveré de aquí―le advertí
― ¿todo bien? ―pregunta sacando su cabeza ligeramente por la puerta que segundos antes iba a cerrar
― ¿Cómo está tu cabeza hoy?
― ¿mi cabeza? ―se toca sus cabellos extrañado―esta...bien―susurra para sí mismo―bien―ahora dice más fuertemente para mi
―está bien, hablaremos de ello cuando termines con tu ducha
―Hank... ―comienza a decir
―andando―le ordeno con una de mis manos―hueles horrible
Consigo una mueca de su parte y una risita antes de cerrar la puerta
Respiro profundamente llenando mis pulmones, mis heridas rascan debajo de mi ropa, pero no puedo tocarlas porque sé que soy una maniática y solo lograre lastimarme más de lo que ya estoy. Dirijo mi vista hacia la ventana,ya ha oscurecido y ni siquiera lo había notado, últimamente ando muy distraída. Escucho el agua de la ducha y me remonto a tiempos pasados a aquella nana que Jake había compuesto para Sophie y comienzo a tararearla en mi mente como un suave murmullo, ahora esta nana me lleva a distintos lugares, la playa, la casa del árbol, mi habitación, lagrimas, gritos, risas, besos, caricias, nombres, música, alcohol...
―Aaron―susurro saboreando su nombre en mis labios
― ¿sí? ―pregunta, abro mis ojos y ahora él está frente a mi con su pijama. Al parecer mis recuerdos tomaron un buen tiempo
― ¿Qué haces en pijama? ―le pregunto
―bueno tu estas en pijama, no entiendo porque yo no puedo estar en la mía―sacude su cabello mojado y sonríe, parece feliz
Palmeo a mi lado para que se tumbe junto a mi pero él niega
―muero del hambre Hank y alguien se ha comido un buen trozo de la tarta―río cuando me acusa con su mirada
― ¿Quieres que te prepare algo? ―me levanto y me pongo de puntitas a su lado, el olor a manzanilla que desprende su cabello llega a mi nariz
―está bien solo necesito de tu compañía
Asiento y camino junto a él hacia la cocina
―mmm―medita al abrir el refrigerador―hare una ensalada
―o mejor pedimos una pizza―tomo el teléfono de la cocina y lo sostengo a la altura de mis hombros
― ¿no te cansas de comer porquerías? ―sus ojos giran sobre su propia orbita, amo ese gesto suyo y como su cabello cae sobre sus ojos
―no―contesto comenzando a marcar el numero―tu quieres comer algo yo también, no te apetece hacer ensalada a mi tampoco y la pizza siempre es una buena opción
Aaron suspira, sabe que tengo razón, el teléfono pita en la línea y espero que una chica o chico me conteste para dar mi pedido pero antes de eso la puerta se abre, escucho unas llaves caer al suelo, un tropezón y una maldición
―mama―musita Aaron y cruza la cocina a grandes zancadas
―he traído pizza chicos―dice ella cuando salgo detrás de Aaron, está en el suelo con la caja de pizza en su mano más arriba de su cabeza, su bolso esta en el suelo y su abrigo, junto con las llaves, Aaron se ubica a su lado y la ayuda a levantarse mientras yo tomo la pizza
Esta caliente y el olor a queso fundido noquea mi estomago, no puedo evitar no lamberme los labios
―también traje películas―dice Lily abriendo su bolso, Aaron la sostiene con su brazo esperando que no caiga de nuevo
―uff noche de películas ―sonrió y me dirijo con la caja a la cocina, los dos me siguen
―bueno en realidad será noche de películas para ustedes dos―dice Lily bajando la mirada a modo de disculpa
― ¿Qué pasa mamá?
―tendré que regresar, tengo que terminar un papeleo antes de la llegada de tu padre de nuevo a la empresa―dice masajeando su cien, está cansada, lo sé porque sus ojos están tomando ese tono rojizo característico de papa y mama en sus noches largas
La amargura de nuevo se apodera de mí, les extraño tanto
―está bien―Aaron la abraza y le da un beso en su cabello, es un poco más alto que ella pero son iguales a la perfección, Lily tiene su cabello castaño hasta la nuca y sus ojos chocolate son oscuros, su tez es más blanca que la de Aaron y sus pestañas igual de largas que las de su hijo
Me quedo allí contemplándoles con una mueca en mi rostro, desearía estar en casa con mamá , papá y Sophie, desearía pelear con ellos una vez mas, desearía gritarles y abrazarles, desearía que ellos me explicaran que había pasado anoche y que me castigaran por ello, desearía no sentirme tan desprotegida como ahora
―bueno, bueno―Lily se aleja de él dándole algunas palmaditas en su pecho y le entrega las peliculas―me he retrasado, limpien todo y aseguren las ventanas y las puertas―camina hacia mí y me regala un fuerte abrazo que me hace tragar dolor cuando lastima mis heridas―cuídate preciosa―me dice y camina hacia la puerta 
Asiento y muerdo mi labio y cuando escucho el portazo de la puerta al cerrarse lo dejo salir
―mierda, mierda, mierda, mierdaaaaaaaaa―grito rascándome los brazos con urgencia, Aaron se acerca a mi y me detiene
―Hank calma―me dice atrapando mis manos inquietas―ven conmigo―y le sigo


5 Umpalumpas ♥ :

  1. Premio!!!
    http://susurros-de-la-noche.blogspot.com/2011/06/premios-y-nueva-historia.html
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Annie! Me encanto!!!, el capitulo estuvo muy bueno :D, ya quiero saber como continua, ohh, me has dejado con ganas de leer mucho más. Espero prontito este el proximo capitulo, aunque como siempre digo tomate tu tiempo :).
    Te cuidas muchisimo, y adiós.
    P/D: ¡Adoro a Aaron! Es tan protector, me recuerdo a mi mejor amigo, y eso de la comida xD es un clasico, el y yo vivimos discutiendo por eso :).

    ResponderEliminar
  3. Annie, ¡Cómo que no se acuerda! No me parece bien! Por fin que se habían dado un beso..¿Se lo dirá él a ella? O simplemente lo dejará pasar..si ella no se acuerda, él no verá necesario decírselo T^T

    Pero..si toca noche de películas..yo quiero que él se lo diga..snif TT

    Un beso guapa:)

    ResponderEliminar
  4. Hola Annie! He visto tu comentario en mi blog, y quería agradecerte al oferta. Si te interesa, me lo dices y te paso alguna cosilla que tenga por ahí :)
    Un besazo enorme, muy buen blog!

    ResponderEliminar
  5. perdona por no comentar antes... he estado ausente.... mi madre me ha quitado el ordenador ¬¬....
    Bueno solo decirte que me ha encantado este nuevo capitulo.... ¿Hay algun capitulo que hayas hecho tu que no me guste??? No creo....
    Besos ^^

    ResponderEliminar

Exprésate ♥ :)