jueves, 16 de junio de 2011

Capitulo Ocho: Miles de Emociones

El auto frena quedando tan solo a unos centímetros de mí, la luz de los faroles iluminaba mi rostro cegándome completamente, escucho el crujido de las llantas y el portazo de la puerta, alguien estaba muy molesto
― ¿Qué mierda? ―suelta, mis rodillas tiemblan, las lagrimas en mis ojos son ahora más visibles entre la claridad de la luz, cierro mis ojos pero los gritos son ahora más insoportable― ¡¿Qué mierda le has hecho?! ―pregunta eufórico por tercera vez
― ¡te he dicho que no le he hecho nada!
Escucho otro portazo, cubro mis oídos con mis manos no deseo escuchar mas gritos, mi cabeza no lo podría soportar, es como un pequeño globo que está siendo inflado y en su textura se aprecia que podría estallar. Inhalo aire y siento como alguien toca mi hombro, tiembla
― ¿estas...estas bien? ―su voz también tiembla
Trago fuertemente pero no encuentro mi voz, se ha extinguido por completo
―oh―jadea otra chica― ¡Dios santo! ―mas gritos, mi cabeza
―ayúdala―pide otra voz, escucho mas discusiones, mi garganta pica y mis ojos, mis piernas y mis brazos arden, todo mi sistema está en caos―cálmate Aaron
―a la mierda, te voy a matar―escucho como el chico discute
― ¡tenemos que ayudarla! ―grita la primera chica desbordándose del llanto, abro mis ojos para pedirle silencio y me encuentro con sus ojos esmeralda revueltos con aquella pintura que mancha la iluminación de estos, escondiendo cualquier mentira e incluso haciendo dudar de la verdad
―calma Sophie―escucho a la otra chica pedirle, está a mi lado tratando de tocarme pero le es imposible, su mano esta elevada cerca de mis hombros y visualizo como esta tiene pequeños ataques
― No es hora de pelear―gritan...un golpe seco...algunas maldiciones...otro golpe
― ¡Aaron! ―grita la chica de ojos esmeralda― ¡Para! ―le pide pero este no la escucha y gruñe
La otra chica a mi lado, me toma por la cintura ¿Por qué se le dificulta tanto? ella también tiembla y puedo ver como muerde su labio esperando que aquellas lagrimas que se reúnen en sus ojos no se escapen
― ¡Dime que no la tocaste!
― ¡Aaron, ya basta!
― ¡te lo he dicho! Ella se ha escapado corriendo sola, ni siquiera sé que le ha pasado, solo he corrido detrás de ella para cuidarla
― ¿entonces porque está sangrando? ―pregunta, noto cuanta rabia hay en su voz y también noto como esta aterrado ante la situación
―yo...
― ¿Qué pasa aquí? ―otra voz― ¿Por qué estas en el suelo?
―oh...Eric, tu labio―una chica de coleta alta corre a él
―estoy bien―aclara levantándose del suelo y se sacude sus pantalones, apartando un poco mi mirada de los faroles puedo ver su pecho al desnudo
― ¿Qué pasa Eric?
―no es nada Jackson―responde
― ¿necesitas ayuda? ―el chico moreno le da una mirada a Aaron intimidante pero mi mejor amigo mantiene su mirada en Eric, la luz me ciega por instantes hasta hacer irreconocible el lugar y las personas que se reúnen a mí alrededor, pestañeo y círculos de colores se apoderan de mi vista
―no la necesito Marcus, déjame arreglar esto a mí, llévate a Marina
― ¡chicos! ―grita la rubia con pintura en sus mejillas
Todos se giran a mirarme y encuentro sus ojos, está completamente trastornado y tiembla pero no como lo hacen las chicas, tiembla como si tuviese frio, miedo y estuviese completamente solo en aquel lugar. Su boca se tuerce en una mueca de dolor y cierra los ojos...dos lagrimas brotan de ellos, caminan con gracia por sus mejillas y lentamente las retira de su rostro
―tenemos que llevarla a un hospital―afirma la rubia
―creo que ella se ha rasgado cuando paso corriendo entre aquel matorral, hay espinas por doquier―escucho a Jackson decir ubicándose junto a Eric con la mirada puesta en el chico de ojos chocolate que por el momento los mantiene cerrados
―son solo rasguños Sophie―susurra la otra chica a mi lado borrando una lágrima que se le ha escapado con el dorso de su mano, nunca había sido tan valiente, examina mi cuerpo y pestañea fastidiada por la luz de las farolas, parece que no soy la única que le irrita la intensa luz―vamos Hank, te llevaremos a casa
Aprieta mi cintura y ahora caminamos hacia el auto, la luz de la farola ya no intimida mis ojos y puedo ver claramente todo a mí alrededor pero nada me importa lo suficiente como para apartar mi mirada del chico de ojos chocolate que ahora empuña sus manos con rabia
― ¿Qué ha pasado? ―pregunta abriendo sus ojos de golpe― ¿la has tocado? ―Eric le mira sin saber que decir, como si estuviese confundido o su mente aun no hubiese asimilado la situación y procesado la información
― ¿Qué quieres saber? ―pregunta Jackson totalmente sacado de sus casillas―se han acostado ¿tienes algún problema con ello?
― vete a la... ―Elio se interpone ante lo que sería un golpe de Aaron, le toma por los hombros, él también parece molesto
―déjalo―su voz es fría y su mandíbula esta apretada, sus hombros parecen estar tensos y sopla las palabras con aire de disgusto
Claire me hace señas para que suba a la parte trasera del auto, levanto mis piernas las cuales gotean un líquido oscuro, las examino un rato sin prestarle mucha importancia, Sophie jadea, parece que le asusta el hecho de que lo haya tocado
―vamos Hank―me pide Claire―no las toques, te curaremos en casa―subo mi otra pierna y ahora estoy en la camioneta
―vámonos Aaron, Hank necesita curación―Elio le empuja levemente hacia el auto, Aaron toma el camino mientras Elio espera a que se incorpore―no te vuelvas acercar a ella―le ordena a Eric
El auto se enciende, Sophie corre al puesto delantero y Elio ahora está a mi lado, no me mira, teme hacerlo. El silencio se apodera de todos, vamos a gran velocidad, Claire mira por la ventana y derrama algunas lagrimas, Elio retiene en su interior el aire, no le agrada mucho el olor a sangre, Sophie evalúa cada movimiento de Aaron temiendo qu este entre en crisis y Aaron solo se limita a manejar
Recuesto mi cabeza en el asiento, siento que va a reventarse
―ne...necesito algo para mi cabeza―musito, el silencio se hace aun más profundo, Aaron acelera y al frenar las ruedas se estremecen tanto y aun mas como lo hicieron al casi atropellarme
―todos abajo―ordena, su voz está congelada, sin ningún sentimiento, Elio abre la puerta y se dirige a abrir la de Claire
― ¿Estás loco? ―pregunta Sophie―ella necesita ir a un hospital Aaron―le habla como si de un retrasado se tratase
―ella se queda conmigo―alarga su mano y abre la puerta del copiloto, Sophie se exaspera―la llevare a casa
―ella ahora está en casa―le dice―papá y mamá ya deben estar aquí, ellos la llevaran al hospital, la cuidaran y...
―no me interesa Sophie, me la llevare y punto―Claire sale del auto y Elio la arropa entre sus brazos, susurra algunas cosas en su oído para tranquilizar el temblor de su cuerpo, ella asiente y se gira
―te quiero Hank―expresa y acaricia mi cabeza
― ¡no dejare que te la lleves!―Sophie está molesta, ahora golpea el asiento de Aaron queriendo golpearlo a él
― ¡me importa una mierda Sophie! ¡Lárgate de aquí ahora!―le grita sin aguantar más su actitud, Sophie limpia sus mejillas y termina de abrir la puerta, la cierra de un portazo y yo grito
―joder Sophie―se queja Aaron―que no ves que le duele la cabeza
Mi gemela está llorando, esta enfada, triste y  ahora se siente culpable. Claire esta junto a Elio en el jardín de la entrada, él la mantiene atrapada en sus brazos esperando a que el auto arranque, Sophie les mira y noto que se siente completamente estúpida y que algo le duele
―Sophie―susurro pero ella me ha dado la espalda y ahora está corriendo hacia casa
Aaron toma velocidad y nos alejamos, puedo ver por la luz de las farolas como aprieta el volante hasta casi blanquear sus nudillos, mis rodillas ya no tiemblan, todo parece un amargo sueño. El auto se detiene, puedo ver la entrada de su casa, el jardín, el porche, la puerta blanca... Aaron se baja del auto y abre mi puerta, no le miro aun estoy mirando su puerta, se toma un instante para decidir de qué forma debe tomarme, toma mis piernas con cuidado y me atrae, su mano cae en mi cintura y la acaricia un instante
―vamos―susurra y me levanta, su aliento roza mi piel combinándose con el olor de las rosas, de la hierba y del tallo de los arboles.
Le tengo cerca de mí, tan cerca que quisiera besar sus labios pero Aaron tiene urgencia, urgencia de ponerme segura en su casa, abre la puerta blanca haciendo malabares conmigo en sus brazos y las llaves
― ¿mamá? ―llama al entrar y lanza las llaves al suelo― ¿estás en casa? ―pregunta comenzando a subir las escaleras, no tiene contestación a sus preguntas así que suspira aliviado, ya no tiene que darle explicaciones a nadie
Me lleva a la seguridad de su cuarto y me deposita en la cama, tengo mis labios totalmente sellados, no encuentro que decir. Lentamente mi cuerpo va acoplándose a la comodidad de su cama y a la del ambiente, no hace frio, una brisa ligera entra por la ventana abierta y toca mi cuerpo, la almohada en mi cabeza hace que el dolor mengue un poco, mis ojos ya no pican pero mis brazos y piernas continúan ardiendo.
Aaron camina hacia su cuarto de baño y vuelve con su botiquín, cierro mis ojos, la mueca de dolor en su rostro aparece de nuevo y no me agrada verla. Poco a poco siento como acaricia mis piernas delicadamente y dulcemente, su tacto hace que mi corazón se perturbe, siento cosquillas en cada parte que ha tocado con el algodón, siento el calor de su cuerpo cerca a mí, es como si él irradiara un calor acogedor tentándome, muerdo mi labio cuando su esencia golpea mi nariz, le deseo
―oh―resopla― ¿te he hecho daño? ―parece nervioso
Abro mis ojos y le mire
―no―contesto―pero mi cabeza aun duele―miento ya que el dolor ha desaparecido pero necesito justificar mi comportamiento
―te traeré un medicamento cuando termine aquí―señala mi cuerpo con el algodón en su mano, este está colorado por una sustancia roja, sangre
Asiento y cierro de nuevo los ojos, su calor apacigua cualquier ardor y tranquiliza mi cuerpo, no sé cuando tiempo pasa en el que Aaron recorre mi cuerpo lentamente y en el que yo me apaciguo con su presencia, el caso es que al llegar el momento en que siento su ausencia abro mis ojos y él está frente a mi sosteniendo un vaso con agua en su mano
―el entrenador me ha recomendado estas pastillas para los fuertes dolores de cabeza―señala el pequeño círculo amarillo depositado en su otra mano
Apoyo mi cuerpo en mis codos y me siento lentamente recostada en el espaldar de la cama
―aquí―Aaron me entrega la pastilla y el vaso con agua, la paso amargamente por mi garganta y espero que su sabor desaparezca prontamente
Me deslizo de nuevo en la cama al devolverle el vaso vacio a Aaron
―mañana estarás mejor―susurra besando mi frente―duerme―su cálido aliento recorre mi rostro, abro mi boca para absorberlo y mi cuerpo reacciona envolviendo mis manos en su cuello― ¿Qué pasa? ―pregunta, sus ojos chocolate recorren mis dos esmeralda y por un momento siento que puede reconocer mis sentimientos y me confirma los suyos
Parpadeo y exhalo el aire que no sabía cómo había estado reteniendo en mi cuerpo, Aaron abre su boca lentamente y puedo ver como absorbe el aire que he exhalado, al parecer mi esencia también le apetece. Cuando llega su hora de expulsar el aire esta vez soy la que lo absorbe, este entra por mi boca tocando mi lengua y llega a mis pulmones, es como un dulce caramelo, ahora yo exhalo y Aaron abre su boca de nuevo, es como un pequeño juego que calma nuestras ansiedad pero aumenta notablemente nuestro ritmo cardiaco, ahora es la tercera vez que abro mi boca para después lanzar el aire que he tomado, Aaron abre su boca cerrando sus ojos, mi boca ya no puede estar más lejos de la suya y en una atracción evidente poso mis labios en los suyos suavemente, puedo notar su sorpresa y en como su cuerpo se estremece pero no se aleja, mi aire ahora es el suyo y mi esencia ahora es la suya. Robo la calidez de sus labios con cada libación de mi nueva adicción
Mis manos son inquietas y recorren su espalda, su pecho y su rostro, ahora mi mente se siente más confundida pero completamente a gusto con la cercanía que hemos tomado, mis labios juegan con los suyos, sus manos acarician mis brazos con cuidado y yo escondo mis manos debajo de su camisa, Aaron se mueve pero no quiere alejarse, ahora mis manos viajan a su pantalón, el botón se ha ido solo queda bajar el cierre, Aaron se remueve y sus manos se trasladan a mis muslos, puedo sentir su corazón bombear como loco, el mío también lo hace, me siento drogada y alcoholizada al mismo tiempo.
Jadeo despegando mis labios solo un poco de los suyos, una de sus manos ahora se interna por la falda de mi vestido y atrapa mis bragas pero no se detienen allí, acaricia mi trasero, me estremezco, amo su tacto, es ahora mi turno, bajo su cierre y rozo sus bóxers al hacerlo, Aaron está completamente perdido, mi tacto a provocado miles de emociones en él y ahora siento algo duro en uno de mis muslos
Susurro su nombre y muerdo su labio...y la magia se acaba
―Hank―se aleja revolviéndose los cabellos, parece perdido―mierda―dice―esto es una locura, tu estas ebria―su respiración esta entrecortada, puedo ver el sube y baja de su pecho―es mejor que me vaya
No lo detengo, no tengo fuerzas, mi cerebro se ha desconectado de mi cuerpo
―duerme― dice, mis ojos arden, abre la puerta, me mira por última vez, parece decepcionado de sí mismo, golpea su frente y se va, esta desquiciado




--------------
Me pasare pronto por sus blogs ;) 
Bsos



6 Umpalumpas ♥ :

  1. que le ha pasado a Hanika para que esté tan llena de sangre y herida? y cómo que Eric le gritó a Sophie y se dejo besar por Hanika??
    sube pronto el siguiente porque las malditas preguntas no dejan de rondar por mi cabecita! jajja
    Besos <3
    te kiere,
    Celia Cry4u

    ResponderEliminar
  2. Olaa... :)
    Guauu.. quee capituulazo.. Hanika cada vez tiene mas i mas problemas.. :( x no ablar de casi acostarse con dos xicos en la mista tarde.. off..
    lee atropellaron Celia :)
    ii lo de Eric io tampoco lo entendi..
    ME A ENCANTADOO !! :)
    dioss subee prontoo xquee io me pasoo si o si :)
    ahh ii mee a enccantadoo el final como dijistes lo de algo duro en mi muslo jajaja
    unbesoo ;) ;) ;)
    Ahh ii mee gusta mas Eric el parecee mas atraccion auqnue se nota que con Aron tiene mucho mas sentimiento :(
    pero ueno.. ajaja io cruzo los dedos pa que termine con eric jaja unbesoo !!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Wow, sin dudas ha sido un excelente capitulo ¡me encanto Annie!!!!, y ahora que pasara?, Hank cada vez tiene más problemas, uff pero bueno al fin Aaron y ella se besaron, aunque no fue, digamos, en las mejores condiciones.
    Seguire leyendo, me has dejado muy intrigada :).
    Te deseo lo mejor, inspiración, exitos, y te super cuidas.
    Adiós.

    ResponderEliminar
  4. Guau, solo... guau... me ha encantado!! me dejas con demasiadas dudas, estoy mordiendome las uñas por el siguiente capítulo (si te tardas mucha, las uñas me quedarán horribles, y tendrás que cargar con eso en tu conciencia!!). Lamento no haberme pasado en tanto, pero... poblemas.
    Bueno, me has dejado con demasiadas ganas de leer más, así que no seas mala y publica pronto.
    Un enorme beso y cuídate

    ResponderEliminar
  5. Woooo Voii leyendo este capitulo y me encantoo:$ Sinceramente me pondre a leerlo desde el Primer capitulo♥ Muy bueno(:

    Ahh y gracias por averte pasado a mi Blog:$♥

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Annie! ¿como estás? Con respecto a tu pregunta, por supuesto, luego me pasas el link del blog para convertirme en seguidora ¿si?.
    Bueno, te cuidas y muchisimas gracias por siempre estar.
    Adiós.

    ResponderEliminar

Exprésate ♥ :)